Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos de los 158 presos fugados de la prisión de Cotabato se entregan a las autoridades

Dos de los 158 presos que se fugaron este miércoles en un asalto contra la prisión del barrio de Amas, en la provincia filipina de Cotabato (Mindanao), se han rendido y entregado a las autoridades, según han indicado las autoridades locales el viernes.
Se trata de Nilo Cadungog, de 39 años, y de Jomel Gawilan, de 35, quienes han señalado que no tenían intención de huir de la prisión pero que cambiaron de opinión porque temían morir dentro de la cárcel, entre otras razones, por incendios que se podrían generar durante el asalto a la prisión.
Un numeroso grupo de hombres armados, identificados como miembros de un grupo escindido del Frente Moro de Liberación Islámica (MILF, por su siglas en inglés), perpetró el asalto contra la prisión, liberando a 158 reclusos. Al menos 15 de ellos han sido recapturados con vida, según el alcaide de la prisión, Peter Bongat.
Bongat ha señalado este jueves que las autoridades han localizado a 20 de los reclusos, de los cuales sólo 15 han sido recapturados con vida. De ellos, dos están heridos y "en estado crítico".
Los otros cinco han muerto en las operaciones lanzadas por las fuerzas de seguridad para ubicar a los fugados, tal y como ha confirmado el propio Bongat a la cadena filipina de televisión GMA.
El responsable del centro penitenciario ha señalado que sólo 21 guardias se ocupan de la seguridad de las instalaciones que albergaban, en el momento del ataque, a 1.511 presos.
Bongat explicó a la cadena de televisión local ABS-CBN que un centenar de hombres armados participaron en el asalto, que ha provocado un enfrentamiento de unas dos horas, y que su objetivo era "rescatar a sus camaradas detenidos". "Es una operación de rescate", ha indicado. Las autoridades penitenciarias no han logrado contener el asalto.
Según sus declaraciones, el ataque pudo haber estado dirigido por líderes del Frente Islámico de Liberación de Bangsamoro (BIFF), una escisión del MILF, ya que la mayor parte de los presos que han sido liberados pertenecen a este grupo, que decidió separarse del MILF después de que éste accediera a disolverse y a entregar sus armas a cambio de mayor autonomía para la región sur de Filipinas.
El alcaide ha explicado que los presos lograron escapar escalando los muros de la prisión, después de apilar sus camas para que ejercieran de escalera, mientras los guardias estaban envueltos en un tiroteo con los atacantes.
"Los presos aprovecharon el momento debido al volumen del ataque", ha lamentado el responsable de la prisión. Bongat ha sido quien ha confirmado que los asaltantes pertenecen al grupo escindido del Frente Moro, si bien ni el Ejército ni la Policía han confirmado este extremo. No obstante, sí han anunciado una operación de búsqueda para recapturar a los prófugos.
Por su parte, el jefe de la Policía, Leo Ajero, ha señalado que al menos tres de los fugados han sido recapturados. La prisión de Amas alberga a un total de 400 presos, la mayor parte de ellos condenados por delitos graves.
La región de Mindanao, en el sur de Filipinas, ha sido escenario durante décadas de una importante insurgencia separatista musulmana, y también en esta zona se han formado bandas delictivas que han jurado lealtad al autodenominado Estado Islámico.
Mindanao es hogar de la minoría musulmana en Filipinas. En esta región han ocurrido incidentes similares en el pasado: el año pasado, un grupo de insurgentes leales a Estado Islámico liberó a 23 detenidos en varias fugas.
El Frente Bangsamoro se opone a la Ley básica de Bangsamoro, como se conoce al marco legal diseñado por Gobierno y MILF para conseguir mayor autonomía para la región sur, dominada en sus islas meridionales por los musulmanes pese a la aplastante mayoría católica del resto del país asiático.