Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos de cada tres franceses piden la disolución de la Asamblea Nacional

Hollande y el nuevo ministro de Economía francésreuters

Dos de cada tres franceses consideran insuficiente la remodelación del Gobierno realizada por el presidente, François Hollande, y el primer ministro, Manuel Valls, y reclaman también la disolución de la Asamblea Nacional para que la población pueda pronunciarse acerca de sus preferencias políticas.

En concreto, un 63 por ciento de la ciudadanía quiere esta disolución, frente al 36 por ciento que prefiere que la Asamblea se quede por el momento tal y como está, según un sondeo difundido este miércoles por el periódico 'Le Parisien' y elaborado a partir de 1.010 entrevistas.
Las reivindicaciones de disolución de la Cámara Baja han llegado en los últimos días principalmente de la oposición política y, de hecho, en la encuesta esta idea cuenta con el beneplácito de un 86 por ciento de los simpatizantes de los partidos de derecha.
Respecto a las consecuencias que tendría la convocatoria de elecciones, un 52 por ciento consideran que no tendrá efectos en la situación del país, el mismo porcentaje de quienes piensan que Francia irá mejor después de celebrar comicios.
SALIDA DE MONTEBOURG
Estas entrevistas fueron realizadas el miércoles, el mismo día en que se anunció un cambio de Gobierno que ha dejado fuera a los tres ministros críticos, incluido el titular de Economía, Arnaud Montebourg. Un 59 por ciento de las personas encuestadas dan la razón a Valls y Hollande al apartar a Montebourg, mientras que un 39 por ciento critican este desplante.
El dato contrasta con la gran mayoría que critica la política económica del Ejecutivo y que prevé un horizonte confuso a corto y medio plazo. Así, sólo un 36 por ciento pronostica que las nuevas políticas económicas serán claras y un 34 por ciento que tendrán eficacia.