Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La fiscal general de Venezuela eleva a siete los muertos en la violencia postelectoral

Los seguidores de Capriles protestan por el resultado de las elecciones en VenezuelaEFE

La fiscal general, Luisa Ortega, ha cifrado este martes en siete muertos y 61 heridos el balance de la violencia desatada tras la confirmación de la victoria del candidato oficialista Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales de este domingo. El propio Maduro ya ha advertido de que estos incidentes forman parte de un "golpe de Estado" que ya ha sido "derrotado".

El presidente electo de Venezuela, Nicolás Maduro, ha atribuido a "turbas fascistas" los disturbios registrados tras su proclamación como vencedor de las elecciones del domingo y ha advertido de que estos incidentes forman parte de un "golpe de Estado" que ya ha sido "derrotado".
"Hoy declaro derrotado el golpe de Estado, con el pueblo y la Fuerza Armada", ha asegurado Maduro, en una declaración televisada durante la inauguración de un centro médico asaltado el lunes por la noche por los "demonios de la intolerancia".
El mandatario electo ha confirmado cinco víctimas mortales por la violencia postelectoral --la fiscal general, Luisa Ortega, elevó poco antes a siete el balance de muertos-- y ha mostrado sus condolencias a las familias de estos fallecidos.
Maduro ha atribuido la "responsabilidad" de lo ocurrido a "quienes han llamado a la violencia" y "no acatan la Constitución". El Gobierno se ha puesto en contacto con la Fiscalía General para que se depuren responsabilidades "al más alto nivel", ha añadido, sin señalar directamente al candidato de la oposición, Henrique Capriles.
"¿Qué hubiera pasado si me hubiera vuelto loco de odio como se volvió el candidato de la burguesía amarilla y hubiese dicho 'todos a la calle'?", ha preguntado el sucesor de Hugo Chávez.
En este sentido, Maduro se ha presentado como defensor de la "paz" frente al "capricho de la burguesía" y ha avisado de que no cederá al "chantaje" de la oposición, a la que también ha acusado de preparar "por debajo" una huelga general indefinida.
Manifestación
Capriles anunció el lunes un calendario de movilizaciones para reclamar un recuento de los votos depositados en los comicios del domingo. Estos actos tendrán su momento cumbre el miércoles, con una gran marcha opositora en Caracas a la que el dirigente opositor ha prometido asistir.
Maduro, sin embargo, ha advertido de que no va a permitir dicha manifestación. "Mano dura frente al fascismo y la intolerancia", ha subrayado, antes de emplazar a quienes cuestionan su liderazgo que se dirijan directamente a él. "Si me quieren derrotar, vengan a mí", ha agregado.
Asimismo, ha reiterado la plena validez del proceso electoral, sobre el que ya se han realizado auditorías. Los análisis posteriores han demostrado, según Maduro, que se trató de un proceso "impecable".
El presidente electo asumirá plenas competencias el próximo viernes, en una ceremonia de toma de posesión que el 'chavismo' planea convertir en un nuevo ejemplo de respaldo popular. Maduro confía en que ese día se produzca "una gran movilización" en las calles.