Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sarkozy promete recuperar "uno a uno" a todos los votantes que se han ido con Le Pen

El expresidente de Francia Nicolás Sarkozy ha apostado por un cambio en el sistema fiscal para ayudar a las empresas y se ha comprometido a recuperar "uno a uno" a todos los votantes que han optado en los últimos comicios por el partido ultraderechista francés Frente Nacional (FN). El exlíder galo lo ha asegurado en su primera entrevista tras anunciar este viernes su vuelta a la primera línea política.

"No creo que ellos crean en Marine Le Pen. Creo que están asustados, que están sufriendo. Creo que les hemos decepcionado y ahora debemos reconquistarles", ha señalado Sarkozy, que insiste en que su objetivo pasa por hacerles ver que "la solución es la alternativa" que su partido va a proponer.

Estas declaraciones llegan sólo unos días después de que Sarkozy anunciase su candidatura a la presidencia de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), confirmando de esta forma su vuelta a la primera línea política, en la que espera "transformar de pies a cabeza" su partido.
En su primera entrevista televisada en lo que podría ser su carrera hacia la Presidencia en el año 2017, el exmandatario ha evitado ahondar en las medidas concretas y se ha limitado a intentar tranquilizar a las empresas y a los votantes, tras "oír sus preocupaciones", según ha precisado.

"Europa no está en crisis", ha añadido Sarkozy después de aludir a los buenos resultados económicos de Alemania y, por ello, ha lamentado que la economía siga estancada en Francia, con un aumento del desempleo. "Nuestro modelo debe ser completamente reestructurado", ha apostillado.

En este sentido, Sarkozy ha dicho que lo único que importa es encontrar un sistema fiscal que permita a las empresas provocar crecimiento y crear empleo. De esta forma, cree que los jóvenes franceses dejarían de abandonar el país para intentar alcanzar el éxito en el extranjero.

El actual presidente, el socialista Francois Hollande, quien le venció en 2012, ha visto cómo su popularidad ha caído a mínimos sólo vistos en época de posguerra --con un 13 por ciento de apoyo en las últimas encuestas-- debido a su fracaso al intentar reanimar a la segunda mayor economía de la zona euro, que se ha estancado en un desempleo 'récord' del 10 por ciento.
"Soy candidato a la presidencia de mi familia política", ha anunciado Sarkozy en Facebook, en un mensaje en el que ha dicho que trabajará para "reformar" su partido.