Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exdictador panameño Manuel Antonio Noriega, incinerado

Noriega podría haber dejado unas memorias
El exdictador panameño Manuel Antonio Noriega, que murió este lunes a los 83 años en el hospital en el que estaba ingresado desde marzo, fue incinerado este martes por la tarde por su familia, según han informado los medios locales.
Noriega se sometió en marzo a una operación quirúrgica para extirparle un tumor benigno, tras lo cual sufrió una hemorragia que le obligó a permanecer hospitalizado bajo sedación. Sus restos fueron entregados a primera hora del martes por la tarde a la familia, que procedió a su cremación en una de las funerarias de la capital.
Según ha contado a la prensa Rolando Murgas, uno de los más antiguos amigos de Noriega, será su esposa, Felicidad Sieiro, quien se quede con las cenizas. En la cremación solo estuvieron presentes miembros de la familia y media docena de amigos del exdictador.
La familia de Noriega no se ha pronunciado desde que se anunció su muerte y pidió privacidad al Gobierno de Juan Carlos Varela en todo el proceso.
Noriega regreso a Panamá en 2011 para cumplir una condena de más de 60 años de cárcel por los crímenes cometidos durante la dictadura que lideró, que comenzó en 1983 y concluyó en 1989, tras haber pasado más de 20 años en la cárcel en Estados Unidos y en Francia por narcotráfico y blanqueo de dinero.
Murgas, hombre de confianza de Noriega, ha dado a entender que el exdictador podría haber dejado algún tipo de escrito y dijo que todo se conocerá "a su tiempo". Su muerte había generado el pesar en muchos en Panamá, ya que temían que se hubiera llevado a la tumba sus secretos.
En este sentido, su abogado, Erza Ángel, también ha dado a entender que el exgeneral dejó testimonios escritos de su vida que están en poder de su familia.
Según apuntan los medios panameños, Noriega habría comenzado a escribir sus memorias durante su estancia en prisión en Estados Unidos, y continuó con esta labor durante su reclusión en El Renacer, donde habría grabado sus recuerdos, que estarían siendo transcritos ahora.