Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los líderes europeos acuerdan los criterios y el sistema de voto para elegir en noviembre la sede de la EMA

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han acordado este jueves los criterios y el sistema de voto para elegir en noviembre las nuevas sedes de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) --a la que opta Barcelona-- y de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), organizaciones que deben abandonar Reino Unido antes de que se produzca el 'Brexit'.
La cuestión no llegó cerrado a la cumbre de los líderes en Bruselas porque algunos países como Italia, Países Bajos y España pedían más peso para la evaluación técnica de las candidatas, sin embargo, el respaldo al documento final ha llegado en apenas unos minutos, según han asegurado desde el equipo del presidente del Consejo europeo, Donald Tusk.
El propio Tusk ha celebrado el consenso y destacado que es una prueba de la "unidad a 27" que "reduce la incertidumbre" causada por la decisión de Reino Unido de abandonar la UE, según ha escrito en su perfil de Twitter.
Ahora los países tienen hasta el 31 de julio para formalizar las candidaturas de sus aspirantes, que deberán presentar acompañadas por un vídeo corto que se publicará con todas las candidatas en Internet.
Con la adopción del procedimiento se abre el plazo para presentar las candidaturas oficiales, aunque ya se sabe que al menos 21 Estados miembro han expresado su interés por optar a una o las dos sedes.
España defenderá la candidatura de Barcelona, que se disputará la sede de la EMA, una agencia que se tendrá que disputar con nombres como Dublín, Copenhague, Milán, Ámsterdam, Bratislava o Viena.
Después, la Comisión Europea realizará una evaluación de cada ciudad en base a los criterios "objetivos" fijados en esta cumbre que, aunque no será vinculante para la decisión final, sí deberá ser tenido en cuenta por los Estados miembros.
Por ello, la UE a 27 deberá tener una "discusión política" en un consejo de ministros europeos de Asuntos Generales en el mes de octubre, con el fin de tomar una decisión en el mismo formato de reunión un mes después. Ello supone retrasar de octubre a noviembre la fecha inicialmente prevista para designar las nuevas sedes.
Los líderes estaban determinados a tomar una decisión sobre el modelo este jueves para demostrar la cohesión del bloque, pero también para agilizar el proceso en la medida de lo posible. El temor a que la pelea política retrase la mudanza, que debe hacerse con suficiente margen para asegurar el funcionamiento ordinario de las agencias antes del 'Brexit', es el motivo de la urgencia.
Los criterios para la selección son los mismos que propuso la Comisión Europea cuando se empezó a diseñar el plan y van desde garantizar una mudanza "suave", que no afecte a la operatividad de las agencias, hasta las conexiones aéreas e infraestructuras hoteleras y oferta educativa, pasando por el equilibrio geográfico.
El sistema de voto, que en Bruselas definen como "modelo Eurovisión", prevé hasta tres rondas clasificatorias, y se celebrará en el mes de noviembre en una reunión de ministros de Asuntos Generales de la UE a 27. Primero se decidirá la sede de la EMA y después, la de la EBA.
En la primera fase de voto cada país deberá repartir seis puntos entre sus 3 ciudades preferidas (3, 2, 1) y una se proclamará inmediatamente ganadora si recibe la máxima puntuación de al menos 14 países.
Si no hay una clara vencedora pasarán el corte las tres candidatas con más puntuación a una segunda ronda en la que cada país tendrá un voto de un solo punto. Si tampoco hay un claro vencedor, aún habrá una tercera vuelta de votación.