Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los padres de los estudiantes desaparecidos volverán a impedir las municipales

Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos piden reunirse con Peña Nietoreuters

Los padres de algunos de los 43 estudiantes desaparecidos hace más de un año en la localidad mexicana de Iguala, ubicada en el estado de Guerrero, han afirmado que volverán a impedir que se celebren elecciones municipales en Tixtla, donde está la escuela a la que acudían.

"Nosotros, los padres de familia, no vamos a permitir que en Tixtla haya elecciones, pues las autoridades de los tres niveles de gobierno han ignorado el tema de presentación con vida de nuestros hijos", ha dicho María de Jesús Tlatempa Bello, madre de José Eduardo Bartolo, uno de los desaparecidos.
En junio, familiares y compañeros de algunos de los desaparecidos quemaron papeletas y urnas en Tixtla, provocando la anulación de los comicios, según ha recordado el diario mexicano 'La Jornada'. Las autoridades de Guerrero han anunciado que las elecciones se celebrarán el 29 de noviembre.
La Procuraduría General de la República (PGR) ha colgado en su web este mismo domingo la versión pública de la investigación previa de la desaparición en Iguala de los 43 estudiantes de magisterio, presuntamente asesinados con la connivencia de las fuerzas de seguridad.
La PGR ha explicado que el objetivo es garantizar de mejor manera el derecho ciudadano de acceso a la información y en apego al eje prioritario de Transparencia y Rendición de Cuentas. Es el resultado del compromiso de publicidad anunciado en el Senado la semana pasada por la fiscal general, Arely Gómez González.
La versión pública del expediente del caso Iguala sobre la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa está formado por unas 54.000 hojas divididas en 85 tomos y 13 anexos.
En su elaboración se tardaron más de siete meses, participaron alrededor de 100 funcionarios públicos y la información clasificada fue verificada por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) para garantizar el derecho a la privacidad, a la presunción de inocencia y al debido proceso de víctimas, testigos, ofendidos y presuntos responsables.