Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Estado Islámico, acorralado en Mosul

 Los soldados iraquíes avanzan imparables diez días después de la gran ofensiva para tomar el control de la parte oeste de Mosul. Casa por casa, estrechan el cerco a los yihadistas que están ofreciendo una feroz resistencia entre francotiradores, fuego de morteros o coches bomba. Las fuerzas del régimen han conseguido arrebatar al Daesh la principal carretera del oeste, impidiendo su huida a otra plaza a 60 kilómetros de la ciudad. Según la ONU, muchos de ellos se han afeitado la barba para mezclarse entre la población civil que huye en masa del horror de la guerra. Entre las ráfagas de disparos sobrevolando la zona, con sus hijos pequeños en brazos y lo poco que les queda, familias enteras están abandonando sus casas.