Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tensión entre EEUU y Francia por el espionaje de la Casablanca

El presidente francés, François Hollande, ha calificado de "inaceptables" el supuesto espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos y ha advertido de que "no tolerará" ninguna acción que ponga en riesgo la "seguridad" y la "protección de los intereses" de Francia. Es la respuesta de París tras la noticia de que los tres últimos presidentes galos  (Hollande, Sarkozy y Chirac) fueron espiados por los servicios secretos estadounidenses, sus colaboradores. Los documentos en manos de Wikileaks, difundidos por medios franceses, revelan que pincharon sus teléfonos al menos entre 2006 y 2012. Las escuchas realizadas a las llamadas del  día de la investidura de Hollande y que reflejan la gran preocupación de EEUU por Grecia o sus reuniones con la oposición alemana.