Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se eleva a 35 el número de muertos por la explosión en la fábrica de fertilizantes

El alcalde de la ciudad de West, Tommy Muska, ha elevado a 35 el número de fallecidos a causa de la explosión ocurrida en la fábrica de fertilizantes, en una entrevista concedida este jueves al diario 'USA Today'. Los equipos de rescate continúan trabajando en la búsqueda de posibles víctimas entre los escombros a los que ha quedado reducida la planta. de fertilizantes en la que se produjo anoche una explosión en West, en Texas, y las viviendas y edificios colindantes.

Muska ha detallado que entre los fallecidos hay diez "primeros asistentes", cinco voluntarios del Departamento de Bomberos, cuatro miembros de los Servicios Médicos de Emergencias y un bombero que estaba fuera de servicio pero que se acercó a ayudar.
El resto de los fallecidos son residentes en las viviendas que se encuentran en el complejo residencial ubicado en los alrededores de la fábrica de fertilizantes, que ha quedado completamente arrasado por las llamas.
Muska ha explicado que aunque no todos los cuerpos han sido recuperados, se presume que todas estas personas están muertas. Además ha indicado que hay otros dos voluntarios del Departamento de Bomberos que están desaparecidos.
El alcalde también ha indicado que actualmente el número de heridos por la explosión en la fábrica de fertilizantes supera los 160, aunque no ha detallado su estado.
Asimismo, ha apuntado que al menos unas 75 casas y edificios, incluidos el complejo residencial, una residencia de ancianos y un instituto, han quedado destrozados o han sufrido graves daños.
La explosión se produjo a las 20.00 horas (3.00 horas en España) en una fábrica de fertilizantes de West, una localidad de 20.000 habitantes situada en el norte de Texas. Las autoridades han indicado que fue similar a la de una bomba nuclear y que causó un seísmo de 2,1 grados en la escala de Richter.
Centrados en buscar víctimas
El sargento de la Policía de Waco, William Swanton, ha señalado que por ahora las autoridades están centradas en la búsqueda de víctimas. "No tengo una cifra de cuántos han sido rescatados o cuantos cuerpos potenciales han encontrado", ha reconocido.
Por otra parte, el responsable policial ha reconocido que se han producido "algunos saqueos" y ha admitido que es "un motivo de preocupación significativo para nosotros".
"La localidad es segura. Hay numerosos efectivos de seguridad apostados en ella", ha asegurado, aclarando igualmente que "el fuego no está fuera de control y que no ha habido ningún escape químico descontrolado" de la fábrica.
La escena de un delito
Por ahora, según Swanton, las autoridades están tratando el lugar de los hechos como la escena de un delito. "No estamos indicando que sea un crimen, pero no lo sabemos", ha incidido, explicando que hasta que no se pueda confirmar que es "un accidente industrial, trabajaremos como si fuera la escena de un crimen".
La investigación correrá a cargo de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), que ha enviado a West, una localidad de poco más de 2.000 habitantes, un equipo nacional de respuesta. Según la portavoz de ATF, Franceska Perot, la unidad incluye a investigadores de incendios, expertos en explosivos, químicos y unidades caninas.