Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una encuesta revela que hay más estadounidenses que creen a Comey que a Trump

Un 45 por ciento de los estadounidenses cree la versión ofrecida por el exdirector del FBI James Comey sobre las supuestas presiones del presidente, Donald Trump, de quien en cambio únicamente se fía el 22 por ciento de los ciudadanos, según una encuesta revelada este viernes.
El sondeo, difundido por la cadena NBC News y el periódico 'The Wall Street Journal', recoge que un 45 por ciento considera que Trump presionó a Comey para archivar las investigaciones abiertas sobre el exasesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, algo que el propio exdirector reveló en una reciente comparecencia ante el Senado.
El porcentaje se eleva al 75 por ciento si sólo se tiene en cuenta a los simpatizantes del Partido Demócrata, aunque cae al 10 por ciento si se analiza únicamente a los seguidores republicanos, 'a priori' más afines a las tesis de Donald Trump.
Al presidente, en cambio, le creen un 22 por ciento de las 900 personas encuestadas. Un 2 por ciento de los demócratas y un 50 por ciento de los republicanos da por válida la versión de Trump, que siempre ha sostenido que no ejerció presión alguna en relación a las pesquisas abiertas sobre las presuntas relaciones de miembros de su equipo con las autoridades rusas.
Un 8 por ciento de las personas entrevistadas cree que las versiones de ambos hombres son válidas, mientras que un 21 por ciento no se fía de ninguno de ellos, según el informe, que cuenta con un margen de error de 3,3 puntos porcentuales.
POLÉMICO DESPIDO
Trump cesó a Comey de forma fulminante el 9 de mayo, después de defender públicamente a quien fuese director del FBI durante la Administración de Barack Obama. Inicialmente, la Casa Blanca atribuyó el despido a la mala gestión de las investigaciones contra la exsecretaria de Estado Hillary Clinton y a una pérdida de confianza, pero Trump introdujo después la trama rusa.
Sólo un 27 por ciento de los estadounidenses respalda este despido, mientras que un 46 por ciento está en contra --ocho puntos más que otro estudio publicado en el mes de mayo--.