Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Clinton y Trump preparan el debate electoral

Las cámaras se preparan para grabar el duelo más esperado: por primera vez una mujer y un showman intentarán conquistar a un electorado muy dividido. 90 minutos de cara a cara en el que hablarán de economía, seguridad y dirección del país. El republicano, acostumbrado a los platós de televisión, ha dicho que prefiere no prepararse mucho y jugar a la improvisación, mientras que Clinton trabaja de manera más concienzuda su estrategia. Tratará de vender su experiencia política frente a la falta de bagaje de Trump, que tendrá que convencer a los escépticos de que no gestionaría la Casa Blanca como sus casinos en bancarrota de Atlantic City. La demócrata también intentará provocar a su rival para que pierda el control y suelte alguna de sus perlas. El magnate, que no ha dudado en atacar a Clinton por sus problemas de salud, amenazó con llevar al debate a una examante de su marido. Aunque su campaña aseguró después que no lo hará, con Trump el factor sorpresa está asegurado.