Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ejecutan en Pakistán a dos condenados a muerte tras levantarse la moratoria

Ejecutados en Pakistán los dos primeros condenados a muerte tras levantarse la moratoriacuatro.com

Pakistán ha ejecutado este viernes a los dos primeros condenados a muerte después de que el primer ministro del país, Nawaz Sharif, decidiera este miércoles levantar la moratoria sobre la pena capital a raíz del ataque de los talibanes paquistaníes contra una escuela en el que murieron más de 130 niños. Aqueel, alias Doctor Usman, ha sido ejecutado por atacar un cuartel del Ejército pakistaní. El segundo, Arshad Mehmood, fue condenado por intentar asesinar al expresidente Pervez Musharraf.

Pakistán ha ejecutado este viernes a los dos primeros condenados a muerte después de que el primer ministro del país, Nawaz Sharif, decidiera este miércoles levantar la moratoria sobre la pena capital a raíz del ataque de los talibán paquistaníes contra una escuela en Peshawar en el que murieron más de 130 niños, según informa el diario 'Dawn'.
Uno de ellos es Aqeel, alias Doctor Usman, un ex soldado del cuerpo médico del Ejército a quien se ha ejecutado en relación con el ataque contra el cuartel general del Ejército en Rawalpindi en 2009. El otro, según las fuentes consultadas por el diario, es Arshad Mehmood, condenado por un intento de asesinato del expresidente Pervez Musharraf.
Las ejecuciones han tenido lugar en Faisalabad, tercera ciudad del país y situada en el este, donde se había reforzado de antemano la seguridad en torno a la prisión central y de distrito. El comandante del Ejército, general Raheel Sharif, había firmado el jueves por la noche la orden de ejecución.
En el ataque contra el cuartel general de Ejército el 10 de octubre de 2009, perpetrado por un comando de diez milicianos con chalecos bomba fuertemente armados, murieron once soldados. Usman, que fue detenido tras resultar herido durante el ataque, fue condenado a muerte en 2011 por una corte marcial, que había condenado a penas de cárcel a otros de los imputados.