Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El condenado a muerte más joven de EEUU es inocente 70 años después de su ejecución

George Stinneycuatro.com

Fue el ciudadano de EEUU más joven en ser ejecutado. George Stinney era un niño de 14 años de edad cuando en 1944 en el estado estadounidense de Carolina del Sur, se le ejecutó. Han tenido que pasar 70 años para que sido finalmente haya sido declarado inocente, después de que la jueza Carmen Tevis Mullen haya dictaminado que no fue sometido a un juicio justo.

Este niño, que es el ciudadano más joven ejecutado en Estados Unidos, fue acusado por matar a golpes a dos niñas blancas y condenado a muerte solo tres meses más tarde. Era tan pequeño que tuvo que sentarse sobre una guía telefónica en la silla eléctrica, tal y como informa la cadena estadounidense NBC.
Defensores de los derechos civiles y familiares han intentado durante años reabrir el caso, argumentando que confesó bajo coacción. Una de las hermanas, Amie Ruffner, declaró que George no pudo haber asesinado a las niñas porque estaba con ella en ese momento.
La familia dice que la Policía se llevó al adolescente a un interrogatorio mientras sus padres estaban fuera y recuerda que un jurado blanco no tardó ni diez minutos en declararlo culpable. El abogado defensor ni siquiera apeló la condena.
Por su parte, la hermana pequeña de Stinney, Kathrine Robinson, maestra de escuela jubilada en Nueva Jersey de 80 años de edad, ha celebrado la noticia, aunque ha añadido que aún está obsesionada por la "injusticia" que le envió a la silla eléctrica.
Robinson ha agregado que a pesar de que han pasado siete décadas, ella tiene recuerdos claros de su hermano como "un muchacho tranquilo e inteligente, que podría hacer un silbato de un pedazo de caña y le encantaba dibujar". "Tenía mucho potencial para triunfar", ha sentenciado.