Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morsi y su Gobierno resisten la presión de la sociedad civil

El presidente de Egipto, Mohamed Morsi, ha acusado al Ejército de "causar confusión" al dar un plazo de 48 horas a la clase política para atender las demandas populares y ha advertido de que el país no cederá el Estado civil. Mientras, miles de personas se han manifestado contra el mandatario en la plaza Tahrir de El Cairo, y las encuestas dicen que el 73 % de los ciudadanos egipcios cree que el presidente Morsi, no ha tomado ni una sola buena decisión durante su primer año al frente del país. Mientras tanto, el ministro de Justicia ha negado que el Gobierno haya dimitido en bloque.

"La Presidencia considera que algunas de las declaraciones (contenidas en dicho comunicado) conllevan significados que pueden causar confusión en el complejo ambiente nacional", ha dicho en un comunicado difundido este martes.
A este respecto, la Presidencia ha querido aclarar que el jefe del Ejército, Abdelfatá al Sisi, no consultó con Morsi su intención de dar dicho ultimátum a los políticos egipcios, según ha informado el diario oficial 'Al Ahram'.
En respuesta al cuerpo militar, ha subrayado que la consecución de un Estado civil y democrático ha sido el mayor logro de la revolución contra el régimen de Hosni Mubarak, por lo que "Egipto, con todas sus fuerzas, no aceptará, bajo ninguna circunstancia, volver atrás".
"El pueblo egipcio ha sacrificado la sangre de sus hijos, la estabilidad y el desarrollo para construir un nuevo Estado y todos hemos elegido las vías democráticas como la única solución pacífica para abordar nuestras diferencias", ha recordado.
Así, ha reiterado que "sigue adelante en el camino previsto para llevar a cabo una profunda reconciliación nacional, en respuesta a las aspiraciones del gran pueblo egipcio e independientemente de cualquier declaración que profundice la división entre ciudadanos".
Ultimátum para satisfacer las demandas del pueblo
Al Sisi ha dado este lunes un ultimátum de 48 horas a los políticos para satisfacer las demandas del pueblo egipcio, después de las multitudinarias manifestaciones del pasado domingo para exigir la dimisión de Morsi.
Al Sisi ha recordado que "el Ejército dio a todas las fuerzas políticas un plazo de una semana para que alcanzaran un acuerdo para salir de la crisis (...) habiendo pasado este periodo sin ningún gesto o acto (por parte de las mismas)".
"Esto ha llevado a la salida (a las calles) y a la insistencia de la población por conseguir la libertad total, lo que ha conseguido la admiración y el interés a nivel interno, regional e internacional", ha destacado.
Al Sisi ha considerado que "la pérdida de más tiempo solo traerá más división y luchas", alertando de que "la seguridad nacional está en grave riesgo a causa de los acontecimientos que están teniendo lugar", por lo que "el Ejército, en base a sus responsabilidades, ha de hacerle frente".
Por ello, "en caso de que las demandas de la población no se vean satisfechas en este periodo, será tarea del Ejército anunciar una 'hoja de ruta' para el futuro, en la que participarán todas las facciones políticas del país, incluyendo la juventud egipcia".
No obstante, ha aclarado que "las Fuerzas Armadas no se verán involucradas en la política ni en la administración, ya que están satisfechas con su papel tal y como está recogido por las normas democráticas".
El Gobierno sigue trabajando
El ministro egipcio de Justicia ha negado este martes la supuesta dimisión del primer ministro, Hesham Qandil, y del resto de su Gobierno, de la que habían informado la cadena Al Arabiya y el diario 'Egypt Independent'.
Varios periodistas del país han asegurado que las noticias sobre la renuncia del jefe del Ejecutivo y del resto de su gabinete se han debido a un error de traducción por parte de los medios que han informado de estas dimisiones.
La popularidad de Morsi cae en las encuestas
La cisis política e institucional está hundiendo la imagen de Mohamed Morsi, De hecho, el 73 por ciento de los ciudadanos egipcios cree que el presidente no ha tomado ni una sola buena decisión durante su primer año al frente del país, según ha informado este martes el diario 'Al Ahram'. 
La encuesta telefónica, realizada entre 2.069 egipcios de entre 20 y 23 años, por la empresa demoscópica Baseera para la cadena Al Hayat, muestra que el 63 por ciento de los ciudadanos del país considera que su calidad de vida ha empeorado, frente al 13 por ciento que cree que ha mejorado y al 22 por ciento que asegura que mantiene el mismo nivel de vida. 
Según el sondeo, el 15 por ciento de los encuestados afirma que Morsi no tomó ninguna mala decisión, frente al 6 por ciento que considera que todas las decisiones tomadas por el líder egipcio fueron erróneas. 
El 17 por ciento cree que la postura que adoptó Morsi durante la reciente crisis por el agua del Nilo fue la peor de sus actuaciones, frente al 8 por ciento que considera que fue la declaración constitucional de noviembre de 2012. 
El estudio de Baseera establece que el 8 por ciento de los encuestados afirma que la actuación del presidente egipcio durante su primer añode mandato fue mejor de la esperada, frente al 64 por ciento que considera que fue peor. 
La semana pasada, una encuesta del Instituto Árabe Americano aseguró que el 70 por ciento de los ciudadanos egipcios creen que los problemas económicos y de seguridad han empeorado en Egipto.