Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La madre más gorda del mundo se pone a dieta

Donna Simpson ha decidio dejar el reto de convertirse en la más gorda del planeta aconsejada por sus médicos, que le han advertido que morirá si no adelgaza.

Donna Simpson ha decidido acabar con su reto de convertirse en la mujer más gorda del planeta. A pesar del partido que está sacando a su propio desafío -gana 90.000 dólares al año por dejar que la vean comer- y aconsejada por sus médicos, la mujer ha decidido que ha llegado el momento de empezar una dieta y su sitio web se convertirá en un blog en el que se podrán seguir sus progresos con su nueva vida.
Según informa el diario Daily Mail, el detonante que ha hecho que Donna cambie radicalmente su modo de vida es la ruptura con su pareja, Philippe Gouamba. Pero no solo eso. Al parecer, los médicos le dieron un ultimátum: O adelgaza o morirá.
Donna, que supera los 270 kilos de peso, ha revelado que su pareja le pidió que dejara el reto de convertirse en la mujer más gorda del mundo por el cual comía 15.000 calorías al día delante de sus fans. Y achaca su obsesión a su expareja, un "fetichista" al que le gustaban las mujeres 'entradas en carnes'.
De esta manera ha decidido cerrar el sitio web en el que sus seguidores la veían comer para comenzar una dieta. El sitio será sustituido por un blog en el que Donna contará sus progresos. "No ha sido una decisión fácil", afirma en el diario británico pero cuenta que "mi pareja se ha separado de mi y me he llevado a mis hijos a Ohio".
Por este motivo, Donna asegura que se ha dado cuenta de que "la salud y el bienestar de mi familia siempre ha sido mi prioridad y fueron muy bien atendidos por mi ex", explica, "ahora que tengo la responsabilidad de cuidar de mis hijos, tengo que cambiar drásticamente mi vida. Se puede engordar cuando tienes una pareja a tu lado que te ayude. Es una decisión entre adultos. Pero no puedo exigir a mis hijos que hagan lo mismo. Tengo que perder el peso suficiente como para poder hacer las cosas por mí misma".