Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos una docena de muertos por un motín en la cárcel venezolana de Puente Ayala

Al menos 12 personas han muerto a causa del enfrentamiento entre grupos rivales que se desató la madrugada del martes en la cárcel de Puente Ayala, en la ciudad de Barcelona, en el estado venezolano de Anzoategui, según ha informado la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).
La GNB ha elevado a 12 el número de reclusos muertos, desde los seis que había confirmado horas antes la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela. Sin embargo, Armando Armas, diputado opositor por el estado de Anzoategui, ha indicado en declaraciones a Europa Press que el balance de víctimas podría ser mucho mayor. Algunas informaciones, ha subrayado, hablando incluido de cientos de muertos.
El motín comenzó en torno a la 1.00 de la madrugada del martes y concluyó cinco horas después. Según Armas, reclusos trasladados desde un centro penitenciario de Caracas intentaron arrebatar el control de Puente Ayala a los pranes --grupos criminales-- que la gobiernan.
El diario venezolano 'El Universal' ha informado de que, una vez frustrado el motín, Los Caraqueños se atrincheraron en una zona de la cárcel tomando como rehenes a familiares de presos rivales que se habían quedado a dormir tras la visita del pasado domingo. Hasta las 13.00 (hora local) no fueron liberados.
Armas ha denunciado que en Puente Ayala --"una de las cárceles más violentas de Venezuela", conocida como "el infierno"-- se encontraban en el momento de la riña ocho jóvenes que fueron detenidos en la manifestación celebrada el 19 de abril en el vecino estado de Sucre contra el Gobierno de Nicolás Maduro.
Varela, por su parte, ha negado que las cárceles venezolanas estén gobernadas por "grupitos" o "mafias" de internos. "Manda el Estado a través del Ministerio Penitenciario", ha sostenido.
Según su versión, el motín se produjo "porque existe un grupo en desacuerdo con la nueva modalidad, basada en el estudio, el trabajo y la disciplina, que el nuevo régimen penitenciario quiere implantar" y que algunos reclusos rechazan.