Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un doble atentado en Nigeria deja 118 muertos y 45 heridos

Al menos 118 personas han muerto y 45 han resultado heridas en un doble atentado que ha vuelto a sacudir el centro de Nigeria. Dos bombas han estallado en uno de los mercados más transitados en la ciudad de Jos. La primera, lo hacía a las tres de la tarde, pero media hora después, una segunda detonación sorprendía a cientos de personas que habían acudido para socorrer a las víctimas. A pesar de que ningún grupo terrorista se ha atribuido el ataque, todo apunta a que detrás está la secta islamista Boko Haram.

"Hemos recuperado 118 cuerpos de los escombros", ha dicho el coordinador de la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias, Mohammed Abdulsalam, advirtiendo de que la cifra podría aumentar porque todavía no han acabado las tareas de limpieza.
Las dos explosiones han tenido lugar con apenas 15 minutos de diferencia en Terminus, una zona céntrica donde hay un mercado, oficinas y establecimientos comerciales. Además de los daños personales, han provocado graves destrozos en tiendas cercanas.
"Hubo una fuerte explosión que sacudió toda mi casa. Después, humo", ha explicado Veronica Samson, residente en Jos. "Había cuerpos en las calles y la gente corría para trasladar a los heridos en sus coches al hospital", ha relatado.
Aunque ningún grupo se ha atribuido inmediatamente este doble atentado, la secta islamista Boko Haram figura por defecto como principal sospechoso. Este grupo, que tiene por objetivo la imposición de un Estado islámico en Nigeria, es el responsable del secuestro el mes pasado de más de 200 niñas en la zona noreste.
Jos ha permanecido bastante al margen de los ataques de Boko Haram, aunque el día de Navidad de 2011 también fue escenario de una serie de atentados. La ciudad se encuentra en la conflictiva zona centro que separa el norte, de mayoría musulmana, del sur, principalmente cristiano.