Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El detenido por el ataque contra el Borussia Dortmund niega los hechos

Así ha quedado el autobús del Borussia de Dortmund tras las explosionesREUTERS

El presunto autor del ataque con explosivos contra el autobús del club de fútbol Borussia Dortmund, ocurrido el pasado 11 de abril, ha negado haber cometido el delito que se le imputa, según ha informado su abogado a diferentes medios de comunicación alemanes.

El letrado del acusado ha señalado en declaraciones a DPA que su cliente había asegurado al juez instructor encargado del caso que él no había cometido el ataque.
La Policía alemana intenta establecer vínculos entre lo ocurrido y el arrestado, identificado por las autoridades como Sergej W., sobre quien recae la sospecha de haber activado explosivos contra el autocar en el que viajaba la plantilla del Dortmund con el objetivo de hacer caer el precio de las acciones del club alemán y así sacar rédito económico.
En el ataque, perpetrado el 11 de abril, resultaron heridos el jugador español Marc Bartra y un policía. El sospechoso, de 28 años y de origen ruso-alemán, no perpetró el ataque por motivos políticos, sino por especulaciones bursátiles, según informó la Fiscalía.
El día del atentado, en el que el Borussia iba a enfrentarse al Mónaco en los cuartos de final de la Liga de Campeones, adquirió 15.000 derechos de venta de acciones del Dortmund, el único club de la Bundesliga alemana que cotiza en bolsa.
El comprador especulaba aparentemente con una caída de la cotización de los valores, con unas opciones vigentes hasta el 17 de junio, como consecuencia de posibles muertos o heridos entre los jugadores en el ataque que había preparado.
La compra la hizo por Internet desde el propio hotel en el que estaba concentrado el equipo. El presunto autor se había alojado en el hotel dos días antes del atentado en una habitación en la última planta con vistas al lugar del ataque.