Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos 400.000 niños en riesgo de desnutrición aguda en Kasai (RDC) por la violencia, según UNICEF

Unos 400.000 niños están en riesgo de desnutrición aguda en la región de Kasai, en República Democrática del Congo (RDC) debido a las consecuencias que el conflicto entre la milicia Kamuina Nsapu y las fuerzas de seguridad ha tenido en los programas de salud en los últimos meses, según ha alertado este miércoles el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF).
Según ha explicado la agencia de la ONU, en las cinco provincias que componen en Gran Kasai, numerosas instalaciones sanitarias no están operativas debido al conflicto. En el caso de Kasai Central, más de un tercio de los centros de salud no funcionan debido a saqueos, problemas de seguridad para el personal o falta de suministros médicos, lo que priva a los niños de servicios y medicinas esenciales, ha añadido.
"Estos niños figuran entre los más vulnerables del país y ahora se enfrentan a una crisis inminente si el acceso a los servicios básicos no se restablece rápidamente", ha subrayado la directora regional de UNICEF para África Occidental y Central, Marie-Pierre Poirier.
"Sin cuidados de salud adecuados, sin acceso a alimentos y agua potable, la vida de cientos de miles de niños está amenazada", ha advertido.
Según UNICEF, la situación nutricional de los niños es especialmente preocupante, ya que la inseguridad dificulta a la población local el cultivo de las tierras. Los suministros alimentarios y los productos básicos se han convertido en un bien escaso y los desplazamientos han obligado a las familias a vivir en condiciones higiénicas inadecuadas, ha añadido en su comunicado.
Estas provincias de RDC ya eran de las más pobres del país antes de la ola de violencia que comenzó el pasado agosto y que ha provocado el desplazamiento de más de 1,3 millones de personas, según los últimos datos de la ONU.
Aquí, según UNICEF, más de uno de cada diez niños mueren antes de los 5 años por la falta de una atención sanitaria adecuada, mientras que la mitad sufren malnutrición crónica o retraso en el crecimiento, una situación que se ha visto exacerbada en los últimos meses.
"Nuestra prioridad en las próximas semanas es llegar a los miles de niños gravemente malnutridos que no pueden ser atendidos en los centros de salud que han sido destruidos", ha explicado el representante en funciones de UNICEF en RDC, Tajudeen Oyewale. "Pero la inseguridad en las zonas alejadas dificulta nuestro trabajo", ha añadido. UNICEF necesita 40,2 millones de dólares para su respuesta de emergencia en la región.