Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La desmovilización total de las FARC se posterga hasta el jueves

Los guerrilleros tienen 180 días para entregar todas sus armas a Naciones Unidas
El proceso de desmovilización de los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) no concluirá hasta este jueves, según ha informado este martes, cuando estaba previsto que se completara, el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo.
Jaramillo ha explicado desde la Casa de Nariño que, de los 6.300 miembros que poseen las FARC, hasta hoy solo han llegado 4.329 a las zonas veredales, y ha indicado que entre el miércoles y el jueves a más tardar lo harán los restantes.
El Alto Comisionado ha atribuido este retraso a "la complejidad de esta operación", ya que supone trasladar a todos los insurgentes desde sus campamentos en la selva a las 26 zonas veredales fijadas en el acuerdo de paz para completar su paso a la vida civil.
La desmovilización comenzó el sábado de madrugada con un primer grupo de 61 guerrilleros que partió hacia la vereda de Los Monos, en el municipio de Caldono, departamento de Cauca, "uno de los lugares que más ha sufrido la guerra en estos años" y que la semana pasada recibió la visita del presidente francés, François Hollande.
Desde entonces, los guerrilleros se han desplazado a pie, en mula, lanchas y camionetas a lo largo de 36 rustas en 14 departamentos sin que se haya producido "un solo incidente grave". "No hemos tenido un solo caso de un miembro de las FARC que no se quiera mover", ha destacado Jaramillo.
Se trata de la mayor --y última-- marcha de las FARC para dar el primer paso hacia "una vida en la legalidad, una vida en democracia, una vida distinta que contribuya a la construcción de la paz", ha valorado el que fuera negociador del Gobierno.
LENTO PROCESO
El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se había fijado el 31 de enero como fecha límite para que todos los guerrilleros de las FARC ingresen en las zonas veredales, a pesar de las dificultades que amenazan el proceso de desarme y desmovilización.
El jefe de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko', denunció la semana pasada la lentitud de las obras para adecuar las zonas veredales, advirtiendo de que a este ritmo sería necesario ajustar el calendario acordado.
"Mientras las FARC estamos cumpliendo rigurosamente lo acordado, el Gobierno no lleva infraestructura a las zonas veredales", escribió en Twitter. 'Timochenko' precisó que en Playa Rica "no hay agua" y "en Carmelitas no hay nada construido".
Las FARC denunciaron el lunes en un comunicado que grupos paramilitares amenazan a la población civil de los municipios cercanos a la zona veredal de Ituango en los departamentos de Antioquia y Córdoba "sin ninguna acción por parte de las fuerzas militares y de policía".
En respuesta, el gerente de las zonas veredales, Carlos Córdoba, ha indicado este martes que todos estos puntos de concentración cuentan con las instalaciones básicas. "Tenemos garantizada agua potable, servicios sanitarios y alojamientos", ha afirmado.
DESARME ANTE LA ONU
Conforme a lo acordado por el Gobierno y las FARC, la guerrilla tiene un plazo máximo de 180 días, a contar desde el 1 de diciembre, cuando los textos de La Habana fueron ratificados por el Congreso, para entregar todas las armas al Mecanismo de Monitoreo y Verificación --integrado por las partes y Naciones Unidas--.
La organización internacional se encargará de hacer inventario de los arsenales militares de las FARC para posteriormente destruirlos y construir monumentos a los más de ocho millones de víctimas que ha dejado la guerra en Colombia.
"¿Quién se hubiera imaginado (...) a las FARC con sus fusiles caminando hacia esas zonas para entregárselos a Naciones Unidas? Eso es algo extraordinario que el mundo está viendo, admirando, aplaudiendo", ha ensalzado Santos.
Con la inauguración de las zonas veredales "se silenciarán definitivamente las armas" culminando así la etapa de la guerra, pero comenzará "una igualmente difícil, con desafíos enormes, que es la construcción de la paz" en sí misma, ha recalcado el líder colombiano.