Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asciende a siete el número de muertos en el derrumbe de un edificio en Saint Denis

Al menos un muerto y doce desaparecidos tras el derrumbe de un edificio en Saint DenisEFE

Los Bomberos han localizado un cadáver entre los escombros del edificio que el domingo se vino abajo en el barrio de Saint Denis, a las afueras de Paris, lo que eleva a siete el número provisional de víctimas mortales.

La prefectura ha informado de que el último cadáver corresponde a una mujer de unos 80 años, según el periódico 'Le Parisien'. Tras este hallazgo, el balance de víctimas ha aumentado a siete fallecidos y once heridos, cuatro de ellos graves, aunque una persona seguía este lunes desaparecida.
Entre los muertos hay una madre y sus dos hijos, de 14 y 18 años, un niño de diez años, una mujer de 45 años de edad y otro adulto. Las autoridades locales han decidido establecer una capilla ardiente en el gimnasio 'Gabriel Thibault', cerca del lugar de la tragedia.
Fue en torno a las 7.30 horas del domingo cuando una explosión posiblemente causada por una fuga de gas causó el hundimiento del inmueble, situado en la avenida Jean-Jaurès. Un responsable de los Comberos, Gabriel Plus, aseguró el domingo que el operativo permanecerá "activo" hasta haber localizado a todos los desaparecidos.
En cuanto a las causas del derrumbe, Plus ha apuntado a una fuga de gas y los vecinos de la zona dijeron haber escuchado una potente explosión. "En efecto, el hundimiento total del edificio se produjo después de una explosión. El edificio colindante ha quedado también debilitado", ha indicado Plus.
El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, visitó el lugar del suceso y expresó su apoyo a "todas las familias de las víctimas" en estos momentos de "inmenso sufrimiento". El primer ministro francés, Manuel Valls, también ha expresado su solidaridad con las personas afectadas por este trágico suceso.