Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Esta mujer cuenta su odisea siendo una esclava sexual del Estado Islámico

Mujer con burka. Foto: Archivo.cuatro.com

Después de años y años de abusos diarios, Khalida ha roto el silencio para contar cómo fue la escalofriante historia de lo que vivió siendo una esclava sexual de hasta ocho yihadistas.

En 2014, Khalida, de 20 años, fue separada de su familia, cuando les acusaron a todos ellos de ser unos infieles. En ese momento, algunos soldados del Estado Islámico tomaron fotos de ella y la juntaron con más de 800 mujeres en Raqqa, que al igual que ella, después las obligarían a practicar sexo con los ‘combatientes’.
La pesadilla sólo acababa de empezar. Khalida era vendida como “si fuera un coche”, aseguraba ella misma al diario Daily Mail. El precio que solían pagar por ella superaba pocas veces los 20 dólares e incluso, alguna vez, la compraron para regalarla. De hecho, Khalida fue comprada por hasta ocho hombres distintos.  Algunos de los líderes de la célula islamista abusaban de ella hasta tres veces al día. “Ellos me hicieron de todo. Quiero que la gente sepa lo que me ha pasado y que así el mundo pueda entender lo que hemos sufrido tantas mujeres” declaraba la joven al diario inglés.
Su desesperación alcanzaba tan altos niveles que en varias ocasiones intentó acabar con su vida. “Me vertía agua y agarraba cables eléctricos, pero sobreviví” cuenta la joven, que asegura que incluso le pidió a Dios que acabase con su vida. Afortunadamente, Khalida fue rescatada por su propia familia, que pagó 30.000 dólares para salvarla de esa terrible pesadilla.