Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reunión en Viena para abordar la crisis migratoria en el Mediterráneo

Viena acoge hoy la Cumbre de los Balcanes occidentales, a la que asiste la canciller alemana, Angela Merkel, y la responsable de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, con la intención de tratar la crisis migratoria en el Mediterráneo. El éxodo de quienes huyen de la guerra y  la miseria sigue por tierra y por mar imparable. Este miércoles, unos 50 inmigrantes han sido hallados muertos en la bodega de un barco frente a las costas de Libia durante una operación de rescate en la que se ha salvado a otras 430 personas.

Decenas de miles de personas han llegado en los últimos días a Serbia y Macedonia, desde países como Siria, con la intención de pasar a Hungría, espació Schenguen, que permite su libertad de movimiento. A las islas griegas también han llegado miles de cientos de inmigrantes hasta colapsarlas.
Para afrontar este problema, la canciller Ángela Merkel, junto con otros colegas europeos y la responsable de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, se reúnen hoy en Viena en la Cumbre de los Balcanes occidentales.
El ministro austríaco de Exteriores, Sebastian Kurz, lleva un plan que incluye intensificar la lucha contra el yihadismo en países como Siria, Irak y Libia y crear zonas de protección de la ONU en las zonas de conflicto.
Además, plantea aumentar la protección de las fronteras externas de la UE y mejorar la cooperación entre las policías en los países balcánicos. Alemania, Austria o Italia exigen un reparto más equitativo de los refugiados que llegan a la UE.
Hungría está terminando de construir un muro para evitar que los refugiados crucen su frontera ilegalmente. Además de reforzar la presencia policial.
Mientras tanto, miles de decenas de personas siguen jugándose la vida en el mar. Unos 50 inmigrantes  han sido hallados muertos en la bodega de un barco frente a las costas de Libia este miércoles durante una operación de rescate en la que se ha salvado a otras 430 personas.