Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La polución y la contaminación se disparan en Pekín y en el norte de China

Las autoridades chinas mantienen la alerta naranja por polución en Pekín y la vecina Tianjin y han presentado un plan de urgencia para reducir el consumo de carbón un 30%. Han impuesto restricciones al tráfico. Se ha prohibido la circulación a los vehículos más contaminantes. Se han cortado autopistas, cancelado vuelos y hasta se ha detenido la producción en ciertas fábricas. La capital registraba esta semana concentraciones de más de 500 microgramos por metro cúbico de las partículas más dañinas. Cincuenta veces más que las recomendadas por la Organización Mundial de la Salud. 24 ciudades chinas comenzaron el año con la alerta roja. Alertas habituales en esta época, seca en el norte, donde el frío dispara el consumo de energía para calentar los hogares de centenares de millones de personas. La visibilidad en algunas áreas no llegaba ni a 50 metros. Pero un frente frío acaba de entrar este domingo por el norte de China y la nieve está ayudando a dispersar ligeramente la polución. Por eso este domingo en Pekín hasta se ha visto el azul del cielo.