Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los magnates de 8 conglomerados niegan su implicación en el polémico caso de corrupción de Corea del Sur

Los magnates de los ocho conglomerados que han sido relacionados en un caso de corrupción que ha alcanzado a la presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye, han negado su implicación en los delitos que se le atribuyen, principalmente por una presunta financiación a dos organizaciones de una confidente de la mandataria a cambio de favores desde la Presidencia.
Este martes, los dirigentes de estas ocho compañías --Samsung, Hyundai Motor, SK, LG, Lotte, Hanwha, Hanjin y CJ-- se han presentado en la Asamblea Nacional en el marco de la investigación que se centra, principalmente, en los presuntos negocios realizados entre sus empresas y Choi Soon Sil, la confidente de Park que fue detenida a finales de octubre.
Choi, hija de Choi Tae Min, fallecido mentor de la dirigente surcoreana, fue imputada por emplear supuestamente su enigmática relación con Park para apropiarse de millones de dólares de varios conglomerados surcoreanos --los conocidos como 'chaebol'-- y desviarlos a dos ONG bajo su control.
Asimismo, las autoridades acusan a dos de los exasesores de la presidenta de tratar de presionar a varias compañías para donar decenas de miles de millones de wones a estas dos fundaciones sin ánimo de lucro, Mir y K-Sports, en las que ambos tenían participación.
Este dinero se cree que fue ilegalmente transferido a Choi --que, si bien es cercana a Park, nunca tuvo ninguna posición en el Gobierno--.
Los ocho han expresado su pesar por su vinculación a las dos fundaciones, pero ninguno de ellos ha admitido haber financiado a las organizaciones a cambio de asegurarse ciertos favores desde la presidencia.
Además de estas empresas, desde que se conoció el caso la Fiscalía ha registrado la sede del Servicio Nacional de Pensiones (SNP), ante las acusaciones de que la oficina presidencial pudo tener cierta influencia en la decisión del fondo de pensiones de respaldar el plan de fusión de Samsung el año pasado.
El SNP --que obtuvo un 11,6 por ciento de las acciones de Samsung C&T, la rama de construcción de Samsung, y un cinco por ciento de las de Cheil Industries-- jugó un papel clave en la fusión de ambas unidades.
En concreto, los fiscales están investigando si Park presionó al SNP para que apoyara a Samsung a cambio de que la compañía respaldara a la confidente de la presidenta, la primera en ser detenida en este caso y ya imputada por tráfico de influencias.
La sesión en el Parlamento se ha centrado, principalmente, en el heredero de Samsung, Lee Jae Yong, por este caso ya que se ha visto la fusión como un paso para allanarle el camino para hacerse con el control de este 'chaebol' después de que el propietario de Samsung, Lee Kun Hee, fuera hospitalizado tras un infarto.
El heredero de la compañía ha asegurado que la fusión no tiene nada que ver con su sucesión en el cargo, y que esta medida sólo buscaba beneficiar a ambas compañías. Sin embargo, sí reconoció haber dado a la hija de Choi --la polémica confidente de Park--, jinete profesional, un caballo valorado en un millón de wones.
"Me siento avergonzado de estar involucrado en este incidente", ha reconocido Lee. "Deberíamos ser un mejor ejemplo como compañía surcoreana", ha añadido, según recoge la agencia surcoreana de noticias, Yonhap. Lee también ha reconocido haberse encontrado con Park, si bien asegura que en ninguno de estos encuentros se le presionó para que contribuyera a las ONG de su confidente.
El partido conservador se enfrenta a su peor crisis tras salir a la luz esta trama de corrupción que señala tanto a la presidenta como a algunos de sus socios más próximos.