Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liberan en el aeropuerto de Jartum a la mujer condenada a muerte por ser cristiana

Una embarazada sudanesa, condenada a la horca por casarse con un cristianoBBC Mundo

Mariam Yahya Ibrahim, la mujer sudanesa que fue condenada a muerte por convertirse al cristianismo, ya ha sido liberada, después de pasar varias horas retenida en el aeropuerto de Jartum junto a su familia porque no tenía la documentación adecuada para abandonar el país.

La portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Marie Harf, ha anunciado en la rueda de prensa diaria que Ibrahim y su familia ya han sido liberados, según han informado las autoridades sudanesas a la Casa Blanca.
"Ha estado retenida temporalmente durante varias horas para interrogarla sobre sus documentos (para salir de Sudán)", ha dicho la portavoz estadounidense, en declaraciones recogidas por la cadena británica BBC.
Ibrahim ha sido interceptada por 40 agentes de seguridad del aeropuerto de Jartum cuando se disponía a abandonar territorio sudanés junto a su marido y sus dos hijos, apenas un día después de que un tribunal sudanés haya revocado su condena.
El ministro de Exteriores, Abdullahi Alzareg, ha explicado a BBC han sido detenidos porque no tenían la documentación adecuada para salir de Sudán, ya que solamente contaban con papeles expedidos por Sudán del Sur y con un visado estadounidense.
Aunque Ibrahim es sudanesa, su marido, Daniel Wani, es un cristiano con nacionalidad estadounidense nacido en lo que hoy es Sudán del Sur, que proclamó su independencia el 9 de julio de 2011, por virtud de un acuerdo entre Jartum y Yuba.
Ibrahim, de 27 años de edad, fue condenada a muerte el pasado mes de mayo por un tribunal sudanés por abandonar el islam y convertirse al cristianismo, la religión que profesa su marido. La Justicia suspendió su ejecución hasta después del periodo de lactancia de su hija, a la que dio a luz en prisión.
Sin embargo, en una decisión inesperada, una corte de apelaciones sudanesa revocó ayer la sentencia contra Ibrahim y ordenó su puesta en libertad inmediata, después de lo cual fue traslada a un lugar desconocido junto a su familia, que ha recibido amenazas.