Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La coalición de Abe obtiene un escaño más que antes de las elecciones anticipadas

Shinzo AbeReuters

El Partido Liberal Democrático de Japón (PLD) y el Nuevo Komeito, las formaciones que apoyan al Gobierno del primer ministro Shinzo Abe, han logrado entre las dos 326 asientos en las elecciones a la Shugiin o Cámara de Representantes, la cámara baja del Parlamento japonés.

Según datos oficiales recogidos por la prensa nipona, el PLD ha logrado 291 escaños, dos menos que en los comicios de 2012, mientras que Nuevo Komeito ha logrado 35, cuatro más que hace dos años. En cualquier caso, estas cifras superan la mayoría cualificada de dos tercios (317 escaños de los 475 en disputa este domingo) necesaria para cambios constitucionales y ratifican la política económica de Abe. El propio Abe planteó estas elecciones anticipadas como un referéndum sobre sus 'Abenomics'.
"PLD y Komeito hemos alcanzado nuestro objetivo, que era conseguir al menos una mayoría combinada", ha afirmado Abe en declaraciones a la televisión japonesa tras conocerse los resultados. Ahora, el Gobierno, con el apoyo de los dos partidos "aplicará lo que hemos prometido en campaña", ha destacado Abe.
Además, esta mayoría cualificada permite que aunque una iniciativa legislativa aprobada en Shugiin sea aprobada en segunda votación de la propia cámara aunque haya sido rechazada por la Cámara de Consejeros o Sangiin, cámara alta de la Dieta (parlamento japonés).
El PLD de Abe se ha impuesto así al principal partido de la oposición, el Partido Democrático de Japón, que ha logrado 73 diputados, 11 más que en 2012. La tercera fuerza política nipona seguirá siendo el ultranacionalista Partido de la Restauración, con 41 escaños, seguido del Nuevo Komeito y del Partido Comunista de Japón, que pasa de 8 a 21 diputados.
Más atrás quedan el Partido para las Generaciones Futuras, que se desploma tras pasar de 19 a 2 escaños, el Partido de la Vida del Pueblo (2 diputados) y el Partido Socialdemócrata Japonés (2 diputados). Además hay 8 independientes, nueve menos que en los comicios de 2012.
Sin embargo, los comicios han estado marcados por la baja participación, situada por fuentes oficiales en apenas el 52 por ciento, lo que supone la menor desde la Segunda Guerra Mundial. Hace dos años la participación fue 7 puntos mayor.
RATIFICACIÓN DE LA POLÍTICA ECONÓMICA DE ABE
El primer ministro y su partido eran favoritos indiscutibles para revalidar su mayoría parlamentaria y refrendar así su política deflacionaria (a pesar del efecto rebote que ha desembocado en una recesión nacional). La victoria en estos comicios reforzará además su figura de cara a las elecciones al liderazgo del partido el próximo mes de septiembre, lo que potenciará sus posibilidades de permanecer en el poder hasta 2018.
Abe espera con estos comicios desviar la atención de las recientes polémicas de su Gabinete, en el que dos de sus ministros han dimitido bajo sospecha de violar la ley de financiación de partidos y un tercero está bajo investigación por tomar copas en un bar sadomasoquista con dinero público; y en el que otros dos recientes nombramientos --la ministra de Asuntos Internos, Sanae Takaichi, y la jefa de Estrategia Política de su partido, Tomomi Inada-- fueron fotografiadas con el principal neonazi del país, Kazunari Yamada.
Con el voto, Abe espera una ratificación tácita de su política económica, "Abenomics", como la describen los estadounidenses, cimentada en un duro debate parlamentario sobre su estrategia impositiva. Al final, el pasado 1 de abril, entró en vigor en Japón una subida del IVA que incrementa el impuesto hasta el 8% desde el anterior 5%, que supone el primer aumento del impuesto en 17 años y puede frenar el gasto de los consumidores nipones, principal componente del PIB japonés.
Ocho meses después, Japón parece haber padecido un escopetazo. La economía nacional se contrajo un 1,9% interanual en el tercer trimestre del año, por encima de la caída prevista inicialmente (-1,6%), según los datos publicados este lunes por el Gobierno, que revisan de esta forma a la baja la evolución del Producto Interior Bruto (PIB) nipón. En términos trimestrales, la economía de Japón retrocedió un 0,5%, frente al dato preliminar del -0,4%.
Todo ello se condensa en una perspectiva post electoral bastante turbia que el 'Japan Times' llega a comparar incluso con Cthulu, la legendaria y horripilante criatura salida de la mente de H.P. Lovecraft.
"Abe va a ganar", indica la pieza de opinión, "declarará que goza de la legitimación popular, y empleará al Banco de Japón como máquina del tiempo para revivir su glorioso pasado" apoyado en un yen barato y su experimento de política inflacionaria para combatir el envejecimiento de la población y mantener su apuesta para seguir gozando de la misma relevancia internacional, como tercera potencia económica del mundo.