Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las claves del avión desaparecido en Malasia

El avión del vuelo MH370 sigue desaparecidoFoto: Gtres

Hace ya 10 días que desapareció el avión de Malaysia Airlines que cubría la ruta entre Kuala Lumpur y Pekín con 239 personas a bordo. Desde entonces son innumerables las hipótesis que han barajado las autoridades para explicar su desaparición. Desde el secuestro hasta el accidente pasando por una venganza entre personal y política. La última de ellas, y la que parece más certera, es que el aparato fue desviado premeditadamente y manualmente por alguien con sobrados conocimientos en aviación comercial.

Las pistas del avión desaparecido:
  • Un ingeniero, pasajero del vuelo, en el punto de mira. La policía investiga si Mohd Khairul, malasio, de 29 años, tiene algo que ver con la desaparición del aparato. Este ingeniero había trabajado para una compañía suiza de vuelos chárter. No obstante, su experiencia en estos vuelos no garantiza que tuviera conocimientos en grandes aparatos comerciales como para hacerlo desaparecer. “El foco está en cualquiera que pudiera tener conocimientos de aviación que viajara en este aparato”, han asegurado fuentes policiales.
  • Quizás por eso también, los investigadores se han centrado estos días en el piloto, Zaharie Ahmad Shah, de 53 años, y el copiloto, Fariq Abdul Hamid, de 27. El primero de ellos es un fanático político y los investigadores han llegado a decir que podría haber vengado la condena a cinco años de cárcel del líder opositor malasio, Anwar Ibrahim.
  • Lo que parece claro, según la opinión tanto de investigadores malasios como de expertos norteamericanos, es que el avión se desvió deliberadamente desde un sistema informático en la cabina del aparato. Además, se sabe que las últimas palabras de la cabina en comunicación con la torre de control fueron: “Todo ok, buenas noches” y que estas se produjeron cuando los sistemas de comunicación ya habían sido desconectados manualmente. No obstante, hay un detalle que podría exculpar al piloto y al copiloto, y es que según el Gobierno malasio, ninguno de los dos solicitó volar con el otro.
  • Los investigadores también aseguran que el aparato voló seis horas desde la última comunicación. Las señales electrónicas entre el avión y los satélites siguieron durante casi seis horas después de que el MH370 abandonó el radio de acción de los radares militares malasios en la costa noroeste. Además, se sabe que el avión tenía suficiente combustible para volar unos 30 minutos después de la última comunicación por satélite.
  • Por último, quien guiara el aparato pudo volar en zig-zag con la intención de burlar los radares. También se ha publicado que el avión descendió hasta los 5.000 pies con el mismo objetivo de eludir los radares.
  • A pesar de todas estas averiguaciones, sigue habiendo elementos que los expertos no consiguen aclarar: algunos móviles de los pasajeros siguen teniendo línea.  
    Antes de todas estas pistas, en las primeras horas de la desaparición del aparato las autoridades barajaron que se hubiera desintegrado en pleno vuelo o que hubiese caído en mitad del océano.

    Sin rastro del avión de Malaysia Airlines