Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 50.000 civiles han abandonado Alepo desde el inicio de la tregua

Civiles que salieron del este de Alepo a su llegada a zonas gubernamentalescuatro.com

Más de 50.000 civiles han abandonado la zona este de Alepo, controlada por los rebeldes sirios, desde el inicio de la tregua unilateral declarada por el Gobierno, según ha informado este sábado el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, el general Igor Konashénkov.

Konashénkov ha indicado que, en lo que va de sábado, más de 20.000 civiles han sido evacuados. Junto a los 18.000 que salieron el viernes y a los más de 10.000 de las últimas horas del jueves, hacen un total de 50.000, de acuerdo con la agencia de noticias Sputnik.
Además, el portavoz militar ha señalado que 1.217 "terroristas" --término que el régimen de Damasco y sus aliados usan para referirse a la oposición armada-- han desertado. Al parecer, también habrían sido amnistiados.
Konashénkov ha advertido en contra de llevar a cabo cualquier acción contra los corredores humanitarios habilitados en los barrios de Karim Jun y Al Mahayar. "No intenten provocaciones", ha dicho en alusión a los combatientes opositores.
Rusia anunció el pasado jueves que el Ejército sirio había suspendido las operaciones militares contra el este de Alepo para permitir la evacuación de los civiles atrapados, en la mayor operación humanitaria de este tipo hasta la fecha, destacó.
Al mismo tiempo, el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, llegó a un principio de acuerdo con su homólogo estadounidense, John Kerry, para sacar también a los combatientes de la zona oriental. Expertos de ambos países se reunirán este sábado en Ginebra para ultimar los detalles.
Alepo es una ciudad divida entre el dominio de los rebeldes y el Gobierno que, según ha reconocido recientemente el presidente sirio, Bashar al Assad, es clave para el curso de la guerra, por lo que ambas partes tratan de hacerse con su control total.
El Gobierno ha puesto en marcha una última ofensiva, con la que ha logrado arrebatar a los rebeldes 52 barrios de la zona este, lo que le devuelve el control del 93 por ciento de Alepo, de acuerdo con el Estado Mayor de Rusia.
Zapadores rusos han entrado en las áreas recuperadas para iniciar las tareas de desminado. A lo largo del viernes consiguieron limpiar ocho hectáreas. "Se retiraron artefactos explosivos de 24 edificios y 4,5 kilómetros de carreteras", ha indicado el Centro Ruso para la Reconciliación de Siria.