Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ciclón Vardah deja al menos siete muertos en Chennai, India

El ciclón Vardah, que ha golpeado la localidad india de Chennai alcanzando los 140 kilómetros por hora, ha causado siete muertos, entre ellas un niño de tres años y cuatro mujeres, y ha provocado la evacuación de miles de personas.
Los meteorólogos han asegurado que lo peor ya ha pasado y que en las próximas 24 horas las lluvias van a moderar en varios distritos. En los últimos registros, la velocidad del viento ha reducido hasta los 15 kilómetros por hora. "Vardah se ha reducido, aunque no tanto como esperábamos", ha señalado el jefe de Skymet Weather, Mahesh Palawat.
El viento y las fuertes lluvias han provocado daños en el suministro eléctrico y la vegetación. Gran parte de la ciudad ha sufrido cortes de electricidad y varias viviendas han sido destruidas, especialmente en las zonas costeras. Los vuelos al aeropuerto de Chennai se han retrasado o cancelado.
Más de 23.000 personas han sido evacuadas en el estado de Tamil Nadu y muchas más podrían ser trasladadas a centros de refugio, según ha señalado el funcionario K. Satyagopal. El comisionado para la gestión de los desastres M. V. Seshagiri ha afirmado que alrededor de unas 10.000 personas se han visto obligadas a desplazarse desde varios distritos de Andhra Pradesh.
La Autoridad Nacional de Gestión de Desastres ha emitido una serie de advertencias marítimas y ha instado a los residentes a permanecer en lugares seguros. Los barcos y aviones del Ejército, así como una treintena de equipos de buceo, han puesto en marcha una serie de medidas para ofrecer asistencia y ayudar a la población a trasladarse, según un portavoz de la Marina.
La mayoría de los ciclones tienen lugar en India entre abril y diciembre, cuando las tormentas suelen provocar decenas de muertos y miles de evacuados. Durante el "súper ciclón" que tuvo lugar en el país en 1999, el viento alcanzó los 300 kilómetros por hora.