Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El candidato socialista se impone en las elecciones presidenciales de Bulgaria, según encuestas a pie de urna

El candidato presidencial Rumen Radev, respaldado por el Partido Socialista Búlgaro (BSP), habría ganado la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Bulgaria de este domingo con un amplio margen, según dos encuestas a pie de urna.
El estudio de Alpha Research, Radev habría conseguido un 58,1 por ciento del apoyo, mientras que la candidata respaldada por el gobernante Ciudadanos por el Desarrollo Europeo de Bulgaria (GERB), Tsetska Tsacheva, obtendría el 35,3 por ciento, mientras que el 6,6 por ciento han optado por el conocido como "voto de protesta" marcando la novedosa opción de "No apoyo a ninguno" de los candidatos.
Para Gallup International Balkan, Radev habría logrado el 58,5 de los votos, frente al 35,7 de Tsacheva y el 5,8 del "No apoyo a ninguno". Otras encuestas apuntan a resultados muy parecidos, informa la agencia de noticias búlgara Novinite.
Radev, de 53 años, fue el jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea búlgara y se ha presentado formalmente como independiente, aunque cuenta con el apoyo de los socialistas. Tsacheva, de 58 años, es la candidata del partido del Gobierno y hasta ahora ocupa el cargo de presidenta del Parlamento del país.
El primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, ha anunciado su intención de dimitir si Tsacheva finalmente es derrotada en las elecciones presidenciales. "¿Os imagináis que mañana dijera que he cambiado de opinión? GERB no seguirá ni un día más en el poder si perdemos hoy", ha declarado Borisov tras votar en Sofía.
Borisov incluso ha asegurado que no participarán en ningún tipo de gobierno durante esta legislatura si se confirma la derrota de Tsacheva. En cualquier caso, la competencia de la disolución del Parlamento no depende del Gobierno, sino del presidente.