Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo comisario británico se desvincula del 'Brexit' ante Eurocámara y afirma defender interés de la UE

El nuevo comisario británico designado para integrar el Ejecutivo comunitario, Julian King, ha tratado este lunes de desvincular su papel en Bruselas del proceso de salida de Reino Unido de la UE, por lo que se ha comprometido ante el Parlamento Europeo a defender "únicamente" los intereses comunitarios.
"No estoy aquí como representante del Gobierno británico y si algunos pretenden preguntarme cuestiones relacionadas con el 'Brexit' y la posición del Gobierno, mi respuesta será la misma", ha zanjado King en su audición ante la comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo, que examina su idoneidad.
King ha respondido así a las dudas de los eurodiputados sobre su independencia y compromiso europeo, al tiempo que ha querido acotar el debate a cuestiones relacionadas con la cartera que Bruselas creará para él si la Eurocámara confirma su nombramiento, 'Unión por la Seguridad'.
King fue propuesto por Londres tras la dimisión de su anterior comisario en Bruselas, Jonathan Hill, responsable de Servicios Financieros, quien dejó el cargo tras el referéndum británico.
El hasta ahora embajador de Reino Unido en Francia recibió en junio el visto bueno del presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, pero no las competencias de su predecesor.
Precisamente el perfil de diplomático ha hecho dudar a algunos eurodiputados sobre el valor de su candidatura y la posible intención de Londres de "despolitizar" la Comisión.
"No soy un político, pero he pasado mis últimos 25 años nadando en un mar político", se ha defendido King, quien ha negado que la cartera que se le ha asignado sea "de segunda clase" y ha prometido trabajar "tan duro como sea posible" para devolver la confianza de Juncker.
El representante británico, que se ha expresado en francés en varias de sus intervenciones, ha subrayado que ha pasado la mayor parte de su carrera ligado a cuestiones europeas.
"Estoy orgulloso de ser británico y estoy orgulloso de ser europeo, no veo contradicción entre las dos condiciones", ha declarado en su primera intervención, con lo que retoma una expresión que ya utilizó la semana pasada al responder por escrito a las primeras preguntas de los eurodiputados.
King ha reiterado que la voluntad de los ciudadanos de Reino Unido de abandonar la UE debe ser "respetado", pero ha insistido en que él no formará parte de ese proceso.
"Para que no haya dudas, quiero ser absolutamente claro, voy a hacer todo lo que esté en mi mano para servir al interés general europeo y, únicamente, al interés europeo", ha zanjado.
SEGURIDAD Y TERRORISMO
Ante las dudas de los eurodiputados sobre sus futuras competencias, King ha recordado los atentados sufridos por Francia y Bélgica durante el último año y la amenaza en el resto de la UE para subrayar que es el momento de crear una cartera específica para la Seguridad.
La seguridad nacional es una cuestión que compete a los Estados miembros, pero los países no pueden responder solos a la amenaza, ha dicho.
Por ello ha apostado por "reforzar" las agencias europeas como Europol y por mejorar la cooperación entre policías y en el intercambio de información. "El terrorismo y el crimen organizado no respetan fronteras", ha remachado.
También ha querido dejar claro que la seguridad y la inmigración son preocupaciones distintas para la UE que no deben "mezclarse". Así ha defendido que la lucha contra el terrorismo deje de ser parte de la gestión del comisario de Inmigración, el griego Dimitris Avramopoulos, aunque vayan a trabajar "estrechamente".
Tras el examen, la misma comisión europarlamentaria se volverá a reunir a primera hora del martes para examinar a puerta cerrada las respuestas del comisario designado, y trasladarán sus conclusiones a la Conferencia de Presidentes, que reúne a los jefes de grupo en la Eurocámara.
Si los eurodiputados han considerado suficiente el diálogo con King para dar por concluido el proceso, el pleno del Parlamento votará en la sesión del jueves si aprueba o rechaza su nombramiento.