Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una niña británica sufre una enfermedad rara que provoca que siempre tenga hambre

Keira Jones-McCarthy, padece el Síndrome Bardet-Biedlcuatro.com

Keira Jones-McCarthy es una niña británica de 11 años a la que le fue diagnosticado a los tres años el Síndrome Bardet-Biedl, una rara enfermedad genética que hizo que Keira naciera con el abdomen hinchado, dos dedos más y con problemas en la vejiga.

Los desórdenes causados por su afección hacen que Keira siempre tenga hambre. Con apenas 11 años esta niña tiene un largo historial de intervenciones quirúrgicas y visitas a centros sanitarios.
Al poco de recibir el diagnóstico del Síndrome Bardet-Biedl, la pequeña pasó una temporada en el hospital en la que le fue comunicado a sus padres que también padecía la enfermedad de Hirschsprung, una perturbación consistente en la formación de un megacolon.
Hablando para el 'Manchester Evening News', su madre Jacqui cuenta cómo fue el momento en el que le comunicaron la enfermedad que padecía su hija. "Pensaba que debía ser mi culpa. Mi marido tiene una hija sana de otra relación. Debía ser mi culpa. Estaba hundida" confiesa.
Keira tiene una gran lista de problemas de salud como dientes débiles, pérdida de la audición intermitente, problemas en sus extremidades inferiores, o una duerte miopía aumentada por una ceguera nocturna que probablemente derive una ceguera total, para la que ya se está preparando aprendiendo a utilizar el bastón.
Su problemas relacionados con la diabetes hacen que siempre tenga hambre, llegando a romper los cerrojos de la despensa para poder saciar su apetito. Este desroden hace que tenga un peso muy por encima de la media de los niños de su edad.
Jacqui admite que muchas veces tienen que "darle lo que quiera para que no entre en colapso" ya puede sufrir "ataques de pánico y ansiedad" si no se contenta. Intenta que la chica haga ejercicio para controlar su peso, pero como "no tiene una buena coordinación ojo-mano" es difícil que encuentre el deporte adecuado.
Esta madre anima a todo el que pueda a que colabore con la entidad de Desórdenes Genéticos de UK para intentar ayudar a todos los niños que padecen este tipo de enfermedades en las islas británicas.