Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El magnate brasileño Eike Batista regresa al país para responder por cargos de corrupción

El magnate brasileño Eike Batista ha regresado este lunes al país procedente de Estados Unidos, donde estaba de viaje de negocios, días después de que la Policía Internacional (Interpol) emitiera una orden de captura en su contra por cargos de corrupción.
El vuelo de American Airlines en el que Batista ha viajado desde Nueva York ha aterrizado a las 9.54 (hora local) en el aeropuerto internacional de Río de Janeiro, según han informado los medios de comunicación brasileños.
Batista, propietario del grupo empresarial EBX, está acusado de blanqueo de capitales por, supuestamente, haber pagado 16,5 millones de dólares al ex gobernador carioca Sergio Cabral --que está preso-- en una cuenta bancaria en el extranjero por sus favores políticos.
El pasado jueves la Policía Federal intentó detener a Batista en su vivienda de Río de Janeiro pero estaba vacía, por lo que las autoridades brasileñas pidieron a Interpol que emitiera una orden de captura internacional en su contra.
El abogado de Batista, Fernando Martins, ha explicado que estaba de "viaje de negocios" en Nueva York. "Vengo siempre a Nueva York por trabajo", ha afirmado el multimillonario suramericano en declaraciones realizadas a 'O Globo' mientras esperaba para embarcar.
"Vuelvo para responder ante la Justicia, como es mi deber. Es hora de aclarar las cosas", ha dicho Batista. Su abogado, por su parte, ha indicado que se entregará a la Policía Federal para ser interrogado y ha negado cualquier acuerdo con la Fiscalía.
Batista, de 60 años de edad, fue considerado el hombre más rico de Brasil y el séptimo del mundo en 2012 por la revista económica 'Forbes', con una fortuna de 30.000 millones de dólares. El grupo EBX se dedica a las industrias energética, minera y de hidrocarburos, entre otras.