Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con diez meses, desaparece de su cama en plena noche

La policía cree que alguien entró por la ventana y se llevó a la pequeña

Dos días después de que su hija Lisa de diez meses hubiera desaparecido, sus padres atendían a los medios de comunicación. La pareja ha realizado ante las cámaras una petición desgarrada a los secuestradores de su bebé: Que le dejen en un lugar seguro y no harán ninguna pregunta.
Lisa Irwin fue vista por última vez a las diez y media de la noche del lunes, cuando su madre le acostó en la cama pero cuando su padre, electricista de profesión, llegó a la casa a eso de las tres y media de la madrugada, el bebé no se encontraba en su habitación.
Sin ninguna pista que seguir, la Policía investiga la posibilidad de que alguien entrase por la ventana y secuestrara a bebé. De hecho, una de las ventanas  podría haber sido manipulada. Los agentes federales no descartó tampoco que los padres fueran culpables de la desaparición, pero un registro policial con perros a la vivienda de la familia les borró de la lista. La Policía continúa recopilando información y declaraciones de vecinos pero hasta el momento no tiene ninguna pista clara que seguir.
Los padres, desesperados, cuentan en televisión que Lisa viste un pantalón morado y una camisa de mismo color con gatitos blancos. Por su parte, el Centro Nacional de Niños Desaparecidos recuerda que en los últimos 28 años, solo 12 de los 278 niños secuestrados no volvieron a sus casas sanos y salvos.