Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere por una reacción a los analgésicos que los médicos la acusaron de fingir

Muere por una reacción a los analgésicos que los médicos la acusaron de fingirFacebook

Beatrice Lovane, una mujer de 22 años de edad de Rochdale (Inglaterra), falleció después de ingerir una serie de analgésicos prescritos por su médico para el dolor estomacal. La mujer sufrió una reacción alérgica a estos y los paramédicos se retrasaron al tratarla ya que la acusaron de fingir la crisis.

Cuando los paramédicos encontraron a Lovane moribunda y tirada en el suelo vomitando, con los ojos vueltos y con dificultad para respirar la instaron a “dejar de fingir” la reacción y a “parar de humillarse a sí misma”.
Su madre, Maria Lovane, cuenta que cuando volvió a casa el paramédico ya estaba allí y le dijo que "su respiración era demasiado alta y me pidieron que intentara calmarla pero no pude. Uno de ellos trató de tomar su presión arterial y pude ver sus ojos rodando hacia atrás, así que les pregunté si iban a llevarla al hospital”.
En esta situación, pidió una silla de ruedas, pero además de negársela hicieron a Beatrice Lovane caminar hasta la ambulancia. Como consecuencia de su estado, en el portal se desplomó. “Pedí por segunda vez una silla de ruedas”, cuenta su madre. No obstante, se burlaron de ella: “¿Qué estás haciendo? Deja de humillarte y camina hasta a ambulancia”.
Cuando llegaron los agentes de la Policía, “empezaron a correr, cogieron una camilla de la ambulancia y la pusieron un tubo sobre la boca”, cuenta su madre que en ese momento se fue a hablar con el oficial.
“Cuando volví la ambulancia se había ido”, dice. En el hospital, poco tiempo después, tras tres horas de espera para el traslado, Beatrice Lovane falleció.
Por su parte, uno de los paramédicos, Anthony Morris, el primero en llegar a la vivienda, cuenta que “quería que ella llegase a la ambulancia y creyese que tenía la capacidad de hacerlo así que acordamos que bajase las escaleras”. No obstante, dice, que la paciente no cooperaba y por eso alguien llamó a la Policía.
A pesar de las discrepancias en las versiones, tanto Morris como otra paramédica, Lisa Chadwick cuentan, según publica dailymail.co.uk, que de suceder ahora la manera de actuar habría sido diferente y más rápida. Estos junto con otro han sido suspendidos por el Servicio de Ambulancias del Nororeste de Inglaterra al concluir en la investigación que, efectivamente, Beatrice Lovane falleció al no proporcionarle los cuidados básicos tras sufrir una reacción a los analgésicos.