Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llega a El Cairo el avión secuestrado y desviado a Chipre

Avión secuestrado en Chiprecuatro.com

El avión de la compañía Egypt Air secuestrado y desviado a Chipre durante la jornada del martes ha llegado al aeropuerto de El Cairo, horas después del fin de la crisis tras la detención del responsable del suceso.

Según las informaciones facilitadas por el diario local 'Al Masry al Youm', los pasajeros han sido recibidos por el ministro de Turismo, Yahyo Rashid; el ministro de Aviación Civil, Fazi Sherif, y el presidente del Consejo de Ministros, Sherif Ismail.
El secuestro del avión, que fue desviado por la fuerza al aeropuerto de Lárnaca, se saldó con la detención del único autor del mismo, un ciudadano egipcio, cuyos motivos siguen sin estar claros, y sin que ninguno de los pasajeros ni de los miembros de la tripulación resultara herido.
El suceso comenzó poco después de las 8.00 de la mañana, tras el despegue del avión, un Airbus A320, de Alejandría con destino a la capital egipcia. El secuestrador, al que se ha identificado como Seif Edin Mustafá, exigió desviar el aparato a Chipre, donde aterrizó.
A partir de este momento, se vivieron momentos de tensión, ya que se desconocía si había uno o varios secuestradores y cuáles eran los motivos. A bordo del aparato viajaban 81 personas, entre ellas 81 extranjeros y 15 tripulantes, según el Ministerio de Aviación Civil egipcio.
Poco después, buena parte de las personas que encontraban a bordo fueron liberadas, quedando dentro solo ocho personas --tres pasajeros y cinco tripulantes, según EgyptAir--.
Tras ello, fueron surgiendo informaciones confusas sobre la identidad y los motivos del secuestrador, quien habría amenazado con hacer saltar el aparato con un cinturón explosivo, que resultó ser falso. Finalmente, el secuestrador se entregó tras intentar salir corriendo.