Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades mexicanas hallan diez cadáveres, seis de ellos decapitados, en el estado de Guerrero

Las autoridades de México han hallado este lunes los cadáveres de diez personas, seis de ellos decapitados, en el estado de Guerrero, uno de los más afectados por la guerra del narcotráfico.
Según ha informado el portavoz de Seguridad estatal, Roberto Álvarez, los seis cuerpos decapitados han sido hallados en Chilpacingo, mientras los otros cuatro, que presentaban signos de tortura y estaban maniatados, han sido encontrados en el municipio de Chilapa.
Los seis primeros cadáveres se encontraban en una camioneta: en el interior, los cuerpos, mientras que las cabezas estaban colocadas, en bolsas de plástico negras, sobre el techo del vehículo. El pasado 31 de diciembre, otras tres cabezas fueron colocadas sobre el techo de un coche en la turística ciudad de Acapulco, también en Guerrero.
Junto a estos seis, todos varones, se encontraba un vehículo con impactos de bala, según recoge el diario mexicano 'Excélsior'.
Mientras, en Chilapa, dos personas han sido halladas también con impactos de bala en una carretera, mientras que los otros dos cuerpos se encontraban en el interior de una vivienda.
Álvarez ha señalado que los tres incidentes están relacionados con la lucha de poder que existe entre el cártel de 'Los Jefes' --anteriormente conocido como 'Los Rojos'-- y el de 'Los Ardillos' por el control de esta zona del estado.
Guerrero es uno de los estados más afectados por las luchas por el territorio entre diferentes cárteles del narcotráfico. A finales de diciembre también en Guerrero fueron asesinadas siete personas a tiros en un incidente relacionado con la guerra de las drogas.
El mismo día las autoridades hallaron las cabezas de seis personas frente a un negocio en el pueblo de Jiquilpán, ubicado cerca de la frontera del estado de Michoacán con Jalisco, donde opera el temido cártel 'Jalisco Nueva Generación' (CJNG).