Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades filipinas cuestionan la autenticidad del dinero encontrado en Marawi

El Ejército de Filipinas ha asegurado este miércoles que las autoridades están comprobando la autenticidad de los 1,06 millones dólares encontrados en efectivo y cheques en la ciudad de Marawi y que pertenecerían a los milicianos islamistas, según ha informado la cadena filipina ABS-CBN.
Las tropas filipinas tomaron el martes varios edificios en los que se encontraban los insurgentes de Marawi y en uno de ellos localizaron 1,06 millones de dólares en efectivo y cheques por valor de 550.000 dólares.
"Necesitamos validar si se trata de dinero real o falsificado. Podría ser dinero copiado de billetes legítimos, por lo que necesitamos investigarlo", ha dicho el portavoz del Ejército, Restituto Padilla
El Ejército ha solicitado ayuda al Banco Central de Filipinas para que confirme a quién pertenecía el dinero y si está vinculado con operaciones terroristas.
El director del Banco Central filipino, Néstor Espenilla, ha explicado que los expertos pueden estudiar las marcas de los billetes para rastrear el origen de los fondos. "Supongo que todo depende de si se pueden ver las marcas. Puede que obtener el origen del dinero sea de ayuda", ha añadido.
El lunes los milicianos islamistas se atrincheraron en Marawi para almacenar armas y alimentos en mezquitas, túneles y sótanos, con el fin de estar preparados para enfrentarse a un largo asedio por parte de las fuerzas de seguridad del Gobierno de Rodrigo Duterte.
La batalla por Marawi ha generado preocupación por la posibilidad de que Estado Islámico esté construyendo una base en el sureste asiático ante la pérdida de control en Irak y Siria. Las autoridades han subrayado que entre los miembros de la organización hay al menos 40 personas de Indonesia, Malasia, India, Arabia Saudí, Marruecos y Chechenia.
Al menos 1.469 civiles han sido rescatados hasta ahora, pero han muerto entre 20 y 38 personas, según han informado las autoridades.