Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades de Sudán secuestran nuevamente la edición de dos periódicos

Los servicios de Inteligencia de Sudán se han incautado este domingo la edición de dos periódicos, en medio de su campaña contra los medios que informan de la campaña de desobediencia civil en el país.
En este caso, los diarios afectados han sido 'Al Yarida' y 'Al Midan', sin que las autoridades hayan dado motivos para su decisión, según ha recogido el diario local 'Sudan Tribune'.
El miércoles, periodistas del país anunciaron una huelga en protesta contra las recientes confiscaciones, después del secuestro durante la jornada de las ediciones de cinco diarios.
Durante la jornada de este martes, los servicios de Inteligencia secuestraron las ediciones de cuatro diarios, mientras que un día antes hicieron lo propio con otros dos.
Los servicios de Inteligencia de Sudán realizan confiscaciones rutinarias de las ediciones de los periódicos críticos con el Gobierno.
La Constitución de Sudán contempla la libertad de prensa, si bien varias leyes del país condicionan esta libertad a aspectos de seguridad, lo que ha sido utilizado por las autoridades para limitar los contenidos contrarios al Gobierno.
Estas medidas han sido tomadas en medio de la campaña de protestas en el país contra el aumento de los precios de la electricidad, el combustible y los medicamentos.
El Gobierno anunció el 3 de noviembre el fin de los subsidios a la electricidad y el combustible para intentar evitar el aumento de la inflación y la caída de la libra sudanesa en el mercado negro.
Asimismo, el Banco Central de Sudán anunció que no modificaría la tasa de cambio del dólar estadounidense para la importación de medicinas, provocando que los precios se dispararan entre un 100 y un 300 por ciento.
Las decisiones se vieron seguidas por múltiples manifestaciones en distintos puntos del país, incluida la capital, tras lo que el 27 de noviembre arrancó una campaña de desobediencia civil.
La situación volvió parcialmente a la normalidad durante la jornada del martes, lo que llevó al presidente, Omar Hasán al Bashir, a asegurar que la campaña "ha sido un fracaso en un millón por ciento".
Pese a ello, reconoció que el aumento de los precios derivado de las medidas de austeridad han supuesto "una bofetada" para los ciudadanos.
Sin embargo, las protestas continuaron este miércoles, y activistas sudaneses convocaron una huelga continuada para la totalidad del mes de diciembre.
El grupo de activistas Jalas (Liberación) recalcó que las protestas están siendo convocadas y organizadas a través de las redes sociales, pidiendo la continuación de las mismas "hasta su éxito".
Jalas manifestó que planea continuar con su revuelta no violenta de cara al 19 de diciembre, día de 1955 en el que el Parlamento sudanés adoptó por unanimidad una declaración de independencia.
A las protestas se unió el jueves el Comité Central de Farmacéuticos de Sudán, que llevó a cabo una huelga parcial y una manifestación durante la jornada para protestar contra el aumento de precios y para reclamar la liberación de sus miembros detenidos.