Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades de Hong Kong comienzan a desalojar a los manifestantes

Las autoridades de Hong Kong han comenzado a desalojar el principal foco de las manifestaciones prodemocráticas en el barrio de Admiralty, dos días después de que el Alto Tribunal del territorio ordenara que las acampadas fueran despejadas.

Cientos de agentes se han desplegado en el barrio, en el que se encuentran varios edificios gubernamentales y los principales negocios de la ciudad, mientras varios trabajadores han comenzado a retirar las barricadas instaladas por los manifestantes hacen dos días.
Por el momento los manifestantes no han opuesto resistencia y han comenzado a recoger sus mantas, almohadas y resto de pertenencias para abandonar el lugar, si bien han colocado una pancarta amarilla en la que se puede ver un paraguas y la palabra 'Volveremos'.
El líder de la Federación de Estudiantes de Hong Kong, Alex Chow, ha recalcado que el desalojo del lugar no significa el fin de las protestas. Admiralty se había convertido en uno de los símbolos del levantamiento de los últimos meses contra el Gobierno de Hong Kong.
Miles de hongkoneses, sobre todo estudiantes y académicos, ocupan desde hace meses las calles de Hong Kong para exigir a Pekín que elimine el filtro que impone para seleccionar a los candidatos a las elecciones de gobernador.
Aunque las autoridades chinas se han negado tajantemente, los hongkoneses han continuado con las protestas, llegando a protagonizar violentos enfrentamientos con la Policía que se han saldado con cientos de detenidos.
En un intento por rebajar el conflicto tres fundadores del movimiento Occupy Hong Kong se entregaron la semana pasada a la Policía y pidieron a sus seguidores que abandonen las calles.