Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Calais prohíbe las aglomeraciones para evitar incidentes entre inmigrantes

Desmantelan 'The Jungle'Reuters

Varias organizaciones humanitarias han mostrado este viernes su indignación ante la decisión de las autoridades de la localidad francesa de Calais de prohibir aglomeraciones en espacios públicos para evitar incidentes entre inmigrantes, lo que podría obstaculizar la distribución de alimentos y ayudas en la zona. 

Las autoridades de Calais han señalado que ofrecer asistencia en el lugar en el que antes se encontraba el campo de inmigrantes de Calais, más conocido como la 'Jungla', podría provocar un aumento de la tensiónentre los diferentes grupos étnicos de la zona, según un decreto publicado el jueves.
El documento indica que la distribución de alimentos por parte de las organizaciones ha supuesto un incremento de las congregaciones en espacios públicos especialmente en la zona donde antes se encontraba el campo, y de los enfrentamientos, que podrían poner en peligro la seguridad de los residentes.
La medida no supone expresamente la prohibición de la distribución decomida, pero implica la "necesidad de prohibir las reuniones" en ellugar e impedir que la gente acceda a la zona, que se ha convertido enun símbolo de la crisis migratoria en Francia. Según las autoridades, las aglomeraciones se producen después de la repartición de comida entre los inmigrantes.
Muchas personas han pasado por la 'Jungla' de Calais durante los últimos años en un intento por atravesar el canal de la Mancha y llegar a Reino Unido. La alcaldesa de la localidad, Natacha Bouchart, ha defendido la decisión y ha alegado que la prohibición contribuye a una mejora de la seguridad de la población y al crecimiento económico local.
Bouchart ha manifestado que la responsabilidad recae, además, sobre el Gobierno francés, y ha destacado que su intención siempre ha sido la de actuar con "humanidad" en relación con la crisis de refugiados.
CRÍTICAS
Sin embargo, varios grupos de defensa de los Derechos Humanos han criticado la medida y han asegurado que seguirán ofreciendo ayuda y alimentos a los inmigrantes y refugiados en la zona.
"Estamos hablando de niños y jóvenes. No puedes dejarlos sin comida", ha aseverado Gael Manzi, que trabaja con la asociación local Utopia 56 y ha indicado que la organización continuará distribuyendo alimentos en otros puntos de Calais.

La semana pasada, varias ONG alertaron de que cientos de niños inmigrantes regresaron a la 'Jungla' a pesar de que el campo fue desmantelado a finales de 2016. El flujo de inmigrantes, principalmente, desde Oriente Próximo y el norte de África supone un tema central decara a las elecciones presidenciales que tendrán lugar el 23 de abril en Francia.

Muchos ciudadanos han mostrado su preocupación ante el desempleo, la seguridad en el país y el riesgo a que se produzcan ataques terroristas. Los efectivos de las fuerzas de seguridad continúan desplegados en el área donde antes se encontraba el campo de inmigrantes de Calais.