Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades de Afganistán condenan el atentado en una mezquita chií de Kabul

El presidente y el jefe ejecutivo --primer ministro-- de Afganistán, Ashraf Ghani y Abdulá Abdulá, respectivamente, han condenado este lunes el atentado el atentado suicida perpetrado durante la jornada en una mezquita chií de la capital de Afganistán, Kabul, que se ha saldado con al menos 32 muertos.
En su comunicado, Ghani ha resaltado que los ataques contra lugares religiosos "tienen como objetivo azuzar la discordia entre la población", tildando el atentado de "crimen imperdonable cometido por los enemigos del país".
En este sentido, ha manifestado que el hecho de que el ataque fuera ejecutado contra una mezquita "muestra claramente una animosidad contra el Islam y el pueblo afgano".
Por su parte, Abdulá ha advertido de que "los grupos terroristas y los estados que los acogen pagarán un alto precio", según ha informado la agencia afgana de noticias Jaama Press.
Asimismo, ha hecho un llamamiento a la unidad, reclamando a la población que se mantenga firme ante los intentos de azuzar el disenso, al tiempo que ha dicho que el ataque "es contra las religiones, las fes, la humanidad y las creencias".
"Los afganos se preocupan por la sangre de su pueblo. Nuestras fuerzas de seguridad harán que los responsables rindan cuentas llevándoles ante la Justicia", ha remachado.
El atentado, ejecutado en la mezquita de Baqir-ul-Olum, en el oeste de Kabul, ha sido reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico. Horas antes, los talibán rechazaron cualquier implicación en el mismo.
En octubre, otro ataque de Estado Islámico acabó con la vida de al menos 18 personas y dejó 36 heridos en el templo de Saji en la capital afgana. Ese atentado fue perpetrado por varios hombres armados cuando cientos de personas estaban participando en el rito de la Ashura.
En julio de 2016, Estado Islámico reivindicó la autoría de otro atentado que acabó con la vida de 85 personas y dejó decenas de heridos en una manifestación de la comunidad hazara --perteneciente al chiísmo-- en Kabul.