Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los civiles atrapados en la frontera entre Siria y Jordania reciben una primera ayuda

La ONU ha reanudado esta semana el reparto de ayuda en una zona fronteriza entre Siria y Jordania conocida como el 'Berm' y donde permanecen atrapados desde hace cinco meses unos 85.000 sirios, tres cuartas partes de ellos mujeres y niños.
El coordinador de ayuda humanitaria de la ONU, Stephen O'Brien, ha informado de la entrega de comida y otros bienes esenciales a unos 170 familias de la zona de Rukban. De esta forma, comienza un ciclo de reparto de dos semanas en el que también se prevé ofrecer a la población servicios sanitarios básicos.
"La reanudación de las operaciones humanitarias supone un salvavidas para unos 85.000 sirios varados en una zona remota y árida que necesitan, de forma desesperada, asistencia y apoyo", ha subrayado O'Brien en un comunicado.
Médicos Sin Fronteras (MSF) también ha celebrado estos avances, con la esperanza de que la ayuda pueda llegar de forma "habitual y sostenida" a las personas necesitadas. No obstante, ha advertido de que la atención sanitaria debe ser proporcionada por profesionales cualificados y ha reclamado "acceso directo" al 'Berm'.
Las ONG ven con especial preocupación la llegada del invierno, en la medida en que temen que la situación humanitaria y la salud de los miles de sirios atrapados se deteriore aún más. Las temperaturas alcanzarán niveles negativos durante los próximos meses.
Antes de que se produjera el primer reparto de ayuda este martes, la responsable del equipo médico de MSF en el 'berm', Natalie Thurtle, habría expresado el temor de la ONG de que "pronto oiremos hablar del fallecimiento de niños pequeños por hipotermia, algo que ya ocurrió el año pasado".
Según explicó, los habitantes del 'berm' carecen de acceso a ropa de invierno, agua caliente, electricidad, leña o cualquier tipo de calefacción que pueda ayudarles a soportar las bajas temperaturas. "No se les ha proporcionado comida desde principios de agosto", añadió, precisando que MSF ha recibido "cada vez más informes que nos hablan de desnutrición".