Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los atentados de París disparan el sentimiento contra el Islam en Europa

Cerrar las fronteras a los extranjeros y expulsar a los que ya han llegado es lo que pide Pegida, un movimiento que nació en Alemania y que se ha extendido por toda Europa. Desde el pasado otoño, los denominados "Patriotas europeos contra la islamización de Occidente" organizan concentraciones cada lunes. Los atentados de París han incrementado este sentimiento, duramente criticado por Angela Merkel, y han incrementado la asistencia a sus concentraciones.

El movimiento Pegida ha llegado ya, por ejemplo, hasta Noruega donde cerca de un centenar de personas se han echado a la calle para pedir el cierre de las fronteras europeas a los extranjeros.
Los atentados de París parece que les han hecho más fuertes y más numerosos. En esta ocasión, la duodécima semana que han salido a la calle, han congregado a miles de personas, no solo en Dresden, Berlín o Hannover, lugares donde son habituales su manifestaciones.
La policía ha controlado en todo momento la manifestación contra el fanatismo islámico después de que el Gobierno intentara paralizarla sin lograrlo.
Angela Merkel se ha mostrado totalmente contraria a este movimiento y, este martes, asistirá a una concentración en la puerta de Brandemburgo. Se trata de un vigilia por las víctimas de los atentados de París convocada por el consejo musulmán de Alemania.