Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 23 muertos por varios atentados con bomba en Bagdad

Atacados dos edificios de la Policía en dos distritos de la ciudad

Al menos 23 personas han muerto y varias decenas han resultado heridas este miércoles en distintos distritos de Bagdad como consecuencia de varios atentados con bomba, dos de ellos perpetrados por terroristas suicidas, cuyo objetivo era la Policía iraquí.
Uno de los terroristas chocó un coche cargado de explosivos contra una comisaría de Policía del distrito central de Alwiya, matando a trece personas, y el otro hizo explotar el vehículo que conducía junto a un edificio de la Policía en el distrito noroccidental de Hurriya, causando la muerte de cuatro personas e hiriendo a otras 40.

El teniente de la Policía Nadeer Adel ha contado a la agencia Reuters que "un coche se aproximó (...), el conductor lo llevó hasta el puesto de control y el vehículo explotó al chocar contra un muro de hormigón". "Había humo por todos lados, nos pusimos a cubierto. Unos minutos después vimos un cráter y a varios compañeros muertos", ha añadido.

La bomba de Hurriya incendió varios vehículos policiales y dañó unos muros de protección frente a explosiones. En otros distritos se produjeron explosiones que rompieron ventanas de viviendas y comercios y llenaron las calles de escombros.

Por otro lado, un coche bomba que explotó junto a una patrulla policial en el distrito meridional de Ilaam acabó con la vida de al menos tres personas, y una bomba caminera que explosionó junto a otra patrulla policial en Hurriya causó la muerte de un civil y dejó heridas a otras doce personas, la mayoría soldados, según la Policía.

Por último, dos agentes murieron y otras siete personas resultaron heridas por la explosión de una bomba caminera junto a una patrulla de la Policía en el distrito de Washash, en el oeste de Bagdad. El lunes pasado se produjeron en ese distrito tres explosiones sucesivas que acabaron con la vida de al menos diez personas.

Ningún grupo armado de los que actúan en Irak se ha atribuido la autoría de estos ataques, pero los atentados con bomba perpetrados por suicida suelen ser obra de insurgentes de Al Qaeda.

Aunque ahora se cometen en Irak muchos menos atentados con bomba y otro tipo de ataques que en 2006 y 2007, los islamistas suníes vinculados con Al Qaeda y los milicianos chiíes radicales siguen siendo una amenaza. Las últimas tropas estadounidenses se marcharán del país árabe a finales de este año.