Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Berlín se vuelca en la búsqueda de Anis Amri, el principal sospechoso del atentado

La Policía ha llevado a cabo registros en dos apartamentos de la capital alemana como parte de las operaciones de busca y captura de Anis Amri, el joven tunecino que figura como principal sospechoso del atentado perpetrado el pasado lunes en un mercado navideño de Berlín.

Fuentes policiales han revelado al diario alemán 'Welt' que los agentes han allanado dos viviendas en el barrio capitalino de Kreuzberg, pero no han encontrado a Amri.
La Fiscalía Federal ha identificado a Amri, de 24 años de edad, como principal sospechoso porque las autoridades alemanas han encontrado su permiso de residencia en la cabina del camión con el que se llevó a cabo el ataque terrorista.
El Ministerio Público ha difundido una ficha con dos fotografías de Amri y una descripción física. "Mide 1,78 centímetros, pesa unos 75 kilos, tiene el pelo negro y los ojos marrones", ha indicado. Además, ha detallado que tiene "lesiones" en nariz y cuello y que cuando ocurrieron los hechos llevaba "ropa oscura y una bufanda blanca".
El padre de Amri ha contado a Radio Mosaique, una emisora tunecina, que su hijo salió de la localidad rural de Oueslatia, donde vivía junto a su familia, hace siete años en el marco de una operación migratoria ilegal.
Su padre ha revelado que Amri fue condenado 'in absentia' a cinco años de cárcel por un robo con violencia en Oueslatia. Una vez fuera de Túnez, cumplió cuatro años de prisión en Italia por un incendio en un colegio. Tras eso partió hacia Alemania.
El diario local 'Suedeuschte Zeitung' ha precisado que, ya en Alemania, estuvo en contacto con Abu Walaa, un islamista detenido el pasado noviembre junto a otras cuatro personas que formaban parte de una red yihadista que aportaba combatientes a Estado Islámico.
Amri preguntó a un hombre, que era confidente de la Policía de Renania del Norte-Westfalia, su última residencia conocida en Alemania, cómo podía adquirir armas de fuego, por lo que se debería haber vigilado sus comunicaciones telefónicas. En este sentido, un investigador ha admitido que no está claro cómo la Policía perdió su pista.
La Policía berlinesa ya detuvo poco después del ataque terrorista --que ha sido reivindicado por Estado Islámico-- a un refugiado paquistaní de 23 años, pero lo liberó sin cargos un día después porque no pudo probar su presencia en el vehículo.
El lunes por la noche un camión arrolló el mercado navideño próximo a la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm, dejando 12 muertos y 48 heridos. Según las primeras investigaciones, un hombre secuestró el camión y mató al conductor, de nacionalidad polaca.