Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con Echeverría ya están identificadas las ocho víctimas del doble atentado de Londres

Con la confirmación de la muerte del español Ignacio Echeverría en el doble atentado terrorista de Londres el pasado sábado 3 de junio se completan las identidades de las ocho personas asesinadas. Se trataría de un español, una canadiense, un británico, dos australiana y tres franceses

Echeverría, de 39 años, ha sido la última de las víctimas identificadas. Un proceso largo y laborioso realizado por los especialistas británicos y que ha sido criticado por la tardanza en hacer públicas las identidades de los asesinados.
La primera identificación llegaba el mismo día del atentado cuando el primer ministro canadiense reconocía que entre los asesinados del doble atentado de Londres se encontraba una compatriota, Chrissy Archibald. La joven fue arrollada por los terroristas ante los ojos de su prometido. Él nada pudo hacer para salvar su vida.
La segunda identificación llegaba horas más tarde. Se trataba del británico, James McMullan, un londinense que se encontraba en un pub de la ciudad con unos amigos. Salió del local a fumar un cigarrillo y fue ahí cuando los terroristas acabaron con su vida. Una tarjeta de crédito fue la pista que puso a los investigadores tras su identidad.
El dolor miraba ahora hacia Australia al conocerse el nombre de la tercera víctima identificada. Se trataba de Kirsty Boden, de 28 años. La joven, médico de profesión, llevaba varios años trabajando en la capital británica.
Junto a Bode, otra compatriota caía abatida por los atacantes. Se trata de Sara Zelenak, una niñera de 21 años, originaria del estado de Queensland. Fue vista por última vez huyendo de uno de los terroristas armado con un cuchillo.
Tres asesinados franceses
Las autoridades francesas han confirmado la identificación de tres ciudadanos de esta nacionalidad en el doble atentado de Londres.
El primero de ellos fue Sébastien Belanger, de 36 años de edad, cuya familia se ha trasladado este mismo miércoles a la capital británica.
Posteriormente se localizó en aguas del Támesis el cuerpo de Xavier Thomas, un ciudadano galo de 45 años que se sabía que se encontraba en el Puente de Londres cuando la furgoneta usada por los tres terroristas arrolló a los viandantes.
También ha sido identificado según las autoridades francesas Alexandre Pigeard, de 27 años que desde hace dos años y medio se trasladó a Londres en busca de trabajo. La noche del ataque estaba trabajando en un restaurante del mercado de Borough..
Desesperación por Echeverría
El miedo a identificaciones erróneas ha sido el argumento esgrimido por las autoridades británicas para retrasar en más de tres días el nombre del español asesinado en el doble atentado de Londres del pasado sábado.
La policía del Reino Unido había reclamado a los padres de Echevarría datos para facilitar su identificación y desde el ministerio español de Asuntos Exteriores, su máximo responsable, Alfonso Dastis, corregía su error inicial de asegurar que no había víctimas españolas, presionando a las autoridades británicas para que acelerasen el proceso de identificación que mantenía en vilo a sus familiares.
La familia del joven madrileño de 39 años explicó que, en el momento del atentado, Ignacio regresaba de patinar en un parque con sus amigos cuando vieron como un hombre apuñalaba a una mujer en el entorno del Mercado de Borough, junto al Puente de Londres, e Ignacio se paró para socorrer a la mujer que estaba siendo apuñalada y se enzarzó con el agresor.
 La última vez que los amigos le vieron, Ignacio estaba tendido en la acera tras enfrentarse a los terroristas. Desde entonces, ni la familia ni sus amigos han logrado contactar con él ni encontrarle en hospitales, pese a que ya se han puesto en contacto con el consulado español, la policía británica, los hospitales de la zona y HSBC (la empresa en la que trabaja el desaparecido) para comunicar lo ocurrido.
Según explicó la familia, Ignacio iba probablemente indocumentado, dado que regresaba de hacer deporte y no debía llevar su carné de identidad consigo.