Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hombre mata a un militar y hiere a once personas en una estación de autobuses en Israel

Un militar ha muerto y once personas han resultado heridas en un ataque perpetrado por un individuo en la estación central de autobuses de la localidad israelí de Beersheva, según el último balance oficial.

El atacante se hizo con un fusil M-16 de un militar y abrió fuego. Mató al soldado e hirió a otras once personas, muchas de ellas pertenecientes a las fuerzas de seguridad israelíes, tras disparar en todas direcciones.
En un primer momento el atacante iba armado con un cuchillo y se abalanzó sobre una mujer, que respondió con pulverizador de pimienta. Otros militares presentes en el lugar respondieron al ataque y el atacante huyó.
Las fuerzas de seguridad que respondieron a la emergencia se enfrentaron al atacante y lo abatieron. El atacante ha muerto y un segundo individuo, un eritreo, ha resultado herido grave tras confundirle con un terrorista. En un principio se informó de que había dos atacantes, lo que más tarde se ha desmentido. Los heridos han sido trasladados al Centro Médico Soroka de Beersheva.
El eritreo fue tiroteado en las piernas por el jefe de seguridad de la terminal de autobuses cuando el eritreo huía del tiroteo. Se encuentra en estado crítico. Cuando yacía en el suelo varias personas más le golpearon, patearon y escupieron al creer que era uno de los atacantes.
Los sanitarios que intentaban evacuar al eritreo herido tuvieron que superar a la multitud congregada que intentó impedir su traslado al grito de "Muerte a los árabes", "Árabes, fuera" o el grito nacionalista "Am Israel Hai" ("El pueblo de Israel sigue vivo").
Ahora la duda es cómo el atacante consiguió entrar en la estación de autobuses armado a pesar de la presencia de agentes de seguridad en todas las entradas.